viernes, 27 de febrero de 2015

XXXI Maratón de Sevilla


Puedes correr Maratones por mil razones, como un reto de superación personal, porque está de moda, por mero Postureo y Chuliqueo o para ser el más duro y rápido del Barrio... En mi caso, me apunto a los 42,195 Kilómetros por las emociones que sientes desde mucho antes de ponerte en la línea de salida... Esta es la crónica de mi sexta Maratón, la crónica de la XXXI Maratón de Sevilla, donde salta a la vista que todo fue PURA EMOCIÓN.


La Fiesta Empezó el Jueves

3 días antes de la carrera, comenzó la Fiesta Runner con el viaje a Sevilla en compañía de Antonio, Manuel & Family y la Fotógrafa Habitual. Todo es más ameno en buena compañía. Un par de horas de avión y llegamos... La primera impresión es que no hacía nada de frío y no se veían nubes por ningún lado... Pintaba a carrera, al menos, poco fresquita.

Cada uno a su refugio, y nosotros, tras pasar por el Hotel, a turistear... No es muy recomendable caminar demasiado antes de la que me esperaba, pero estando de Vacaciones, por un sitio tan bonito que apenas conocía, lo de quedarme en la Habitación, con las patas pa´rriba, comiendo macarrones, hubiera sido puro Talibanismo Runner.


Itálica

El Viernes por la mañana visita al Conjunto Arqueológico de Itálica en Santiponce. Excursión muy recomendable y poco concurrida... Apenas algunos grupos de escolares y unas decenas de turistas desperdigados... Probablemente yo era el único que haría la Maratón 48 horas después... 

A lo lejos, por el Anfiteatro, un guía hablaba de gladiadores... Por un instante me sentí Espartaco... Y encima viendo el gigantesco Estadio de La Cartuja en el horizonte, la sensación de cosquilleo preCarrera comenzaba a palparse.


Sábado en el FIBES (1ª Kedada)


El Sábado por la mañana, a recoger el dorsal donde Trajano perdió la sandalia... en el culo del mundo... Afortunadamente Antonio Fer. vino al rescate y nos llevó a mi y a Antonio Navas hasta allá porque aquello casi no era ni Sevilla. Poco antes, había salido 20 minutos a trotar por los alrededores de mi Hotel... más que nada para Posturear delante de los corredores que se alojaban en el mismo sitio... Metiendo barriga y subiendo el ritmo frente a la puerta...

Al llegar al Recinto de la Feria vemos a lo lejos una gorra fosfy... El Novatillo nos espera impaciente... Que abrazo más sentido... Primeras fotos, más abrazos y saludos, reencuentros y primeros encuentros ever... La Familia sigue creciendo...


Rápida recogida de todo, dorsal, pulsera, bolsa, cortavientos, guía, cerveza... Muy aprovechable el cortavientos (por lo novedoso, pues uno ya no sabe que hacer con tanta camiseta) y la completísima guía/revista para el participante, 82 páginas con muy poca paja. Sin duda la mejor que he visto nunca, y la primera que viene de vuelta en la maleta.

Tras un breve paseo por los stands y tras copiar la iniciativa de Manuel / Objetivo 42k de personalizar el cortavientos, vuelta hasta el centro con nuestro chófer particular... ¡¡¡Gracias de nuevo Antonio!!!

Pasta Party Bloguera / Twittera (2ª Kedada)


Genial Comida en grata y numerosa compañía, en un rincón de un Italiano abarrotado, 19 amig@s pasando un buen rato... La mesa era en forma de L. Por un lado el Frente Tropical y por el otro Runners de Mordor y alrededores... Para la próxima hay que sentarse más mezcladitos...

Cuando nos dimos cuenta eran casi las 5 de la tarde y nos estaban echando... Señal de que fue un rato inolvidable... Ojalá se repita pronto...

5:15 AM, 22/2/2015


Tras la comida poco que contar, mucho descanso, cena ligera y a las 11 a roncar. Dormí profundamente hasta las 3:30 de la mañana, donde comencé a tomar conciencia de lo que venía y tras un rato de dar vueltas, a las 5:15, me levanté.

Aún era muy pronto para todo así que hice todas las rutinas con muchísima tranquilidad, para a las 7:10 de la mañana salir a la calle... 20 minutos de espera para la Guagua, en compañía de una masa de corredores cada vez más numerosa, que cuando llegó el Bus, lo llenó por completo, y aún le quedaban bastantes paradas para llegar el Estadio... Eran Gratis para corredores, pero muy escasos para tantísima gente.


Foto PreCarrera (3ª Kedada)

Se me hace eterno el trayecto y encima cuando llegamos, nos quedaba andar un buen trecho hasta el Guardarropa (perfectamente organizado por secciones). Decido dejar el Buff, pues con el día que hace no lo voy a necesitar, y otra vez a caminar en busca del Punto de Encuentro pa´la Foto.

Con lo complicado que ha sido llegar, no salen todos los que eran, pues algunos ya se habían ido, y otros aún no habían aparecido. Sin duda el punto más mejorable del Maratón de Sevilla es el transporte... Pocas Guaguas (Autobuses) Lanzadera, pocas Guaguas Municipales (las mismas que un día normal), y con una estación de Cercanías a 100 metros del estadio, con una ruta que sale de Santa Justa y llega directa hasta ahí, pero que no hacía el primer trayecto hasta las 9 de la mañana... Incomprensible.


A pesar de eso, nunca se me había hecho tan corta la hora precarrera. Entre risas, paliques varios y visitas al baño o al matorral más cercano, ni me dí cuenta que estábamos entrando en los cajones, y eso que habíamos caminado otro buen trecho... Unos 800 metros entre el estadio y la salida.

Estoy en el cajón 3:45-4:00 en la gratísima compañía de Juan Carlos, Ciro y Antonio Navas. Camiseta vieja pa fuera,  zapatillas bien ajustadas, medias pa´rriba, chocamos manitas y 3 2 1... ¡A correr!


Km 0: Sin prisas

Arranco tranqui, pierdo de vista a mis compis  y paso por el Km 1 en 6:01, todo va según lo previsto, no he calentado ni un metro antes de la carrera, así que pienso en ir subiendo poco a poco el ritmo en los 3 ó 4 primeros kilómetros.  Me sorprende lo bien que se puede correr, a pesar de compartir espacio con tanta gente, ni veo ni siento, ni un empujón, ni un pisotón... Todo el mundo puede ir a la velocidad que quiere.

Justo antes del primer avituallamiento, sobre el Km 2,5, se pone a mi altura Ciro y comparto algunos metros con él, vemos juntos la locura del primer refrigerio... Gente muy nerviosa, acojonada por si no beber en ese punto les fuera a costar la carrera, zigzageos demenciales, muchos se paran en seco...

Afortunadamente, con mi cinturón de Manny Manitas y mis botellines con isotónica, no necesito usar esos primeros avituallamientos, y tiro por en medio con tranquilidad... Vamos saliendo del Barrio de Triana y cruzamos el puente de San Telmo... Nombres muy familiares.


Km 8: Under the bridge

Ciro se adelanta y lo voy perdiendo de vista, pienso en seguirle pero no me siento cómodo. Paso el Km 5 en 28:57. Minuto a minuto voy notando como el asfalto tiene una mayor densidad de runner por metro cuadrado... Me resulta un poco extraño, hasta que comienzo a reconocer a muchos sin dorsal a mi alrededor... Esto sí que es una plaga.

No me noto suelto, y no he llegado ni a la primera hora de carrera, fijo mi ritmo entre 5:38 y 5:42 x Km, y de ahí no me moveré durante el 90% de la Maratón. Por el Km 8 pasamos por debajo de un puente, con su consiguiente bajadita y su posterior subida... Menos mal que es el Maratón más plano de Europa... Km 10 en 57:19, a 5:40 el último 5000.

Me alcanza el globo de las 4 horas, van clavando un ritmo sobre 5:40-5:41, le acompaño un par de kilómetros y muy poco a poco lo dejo atrás, aún tengo esperanza de bajar con holgura de ese tiempo.


Km 17: Kansas City

Aunque la carrera es muy llana, uno tiene sensaciones extrañas... Hay kilómetros en que  sientes que vas sobrado, y al siguiente notas pesadez... Parece como si la carretera picara, muy ligeramente, para arriba o para abajo todo el rato.

El recorrido es muy bonito por esa parte pero no disfruto demasiado del paisaje... Por la Macarena me saluda la Robaina´s Family y me da un pequeño subidón, lo que hace que se me pasen rápido los siguientes minutos.

Me voy acercando al Km 17 donde me espera la Fotógrafa Habitual, toca poner buena cara aunque ya tenga ligeras molestias musculares... Pinta a carrera muy sufrida.

Veo a mi fotógrafa, barriga pa´dentro y algo de postureo... Que te acompañen en estas aventuras no tiene precio. Curva a la derecha y la interminable Avenida de Kansas City... Los corredores se desperdigan, ni se ve el final de la calle, el sol brilla en lo alto... Me siento como El Llanero Solitario.


Km 21,097: Media Maratón

Dos kilómetros y pico por Kansas City (que parecían 20) y nos acercamos a la Mitad del camino. Llevo los gemelos algo cargados, me estuvieron dando la lata en las últimas semanas de preparación y siguen dando el coñazo en carrera. Aparte de la isotónica, que ya he acabado, llevo sales para que no vuelvan los calambres...

Ya no voy tan pendiente de los kilómetros, tomo referencias cada dos o tres, y de repente veo el cartel de la Media Maratón... 1:59:54, objetivo minimamente cumplido, aunque no llego silbando, ni muchísimo menos. De forma inconsciente levanto los brazos en señal de triunfo ante la cámara... Mientras unos espectadores, con gracia andaluza, nos dicen que ya está hecho, que nos esperan las cruzcampo.

En ese momento me parecía una victoria haber llegado hasta ahí, sobretodo después de los eternos meses lesionado y corriendo con molestias, llegando a pensar que nunca más podría volver a disfrutar de una Maratón. Pero allí estaba metido de nuevo en la gran aventura, con molestias en casi todos lados menos en la rodilla.


Km 23: Baches, socavones y la aventura de los avituallamientos

Mi reserva líquida me duró algo más de 15 kilómetros, así que ya me tengo que meter de lleno en las guerra de guerrillas en que se convierten los avituallamientos. Están dispuestos de una manera curiosa, cuatro o cinco mesas en un lado, y luego más adelante otras cuatro o cinco en el otro, colocadas así para que la gente no haga zizageos absurdos.

Siempre al principio de cada uno hay un voluntario gritando que vayamos tranquilos, que más adelante hay en el otro lado... Pero es como gritar a las cabras... Aunque se lo digas 100 veces siempre habían muchos que iban como locos a por la primera mesa aunque estuviera en el otro extremo, y así, cada 2,5 kilómetros se repetía lo mismo, cruces sin sentido, empujones, gente que se paraba a caminar para beber sin importarle si detrás venía gente... Lo de la solidaridad runner, lo de molestar lo menos posible, a much@s se la sudaba olímpicamente... 

Aunque trate de no agobiarme, y por no pillar algo en algún punto sé que no pasará nada, al final si quiero beber y no acabar en el suelo tengo que comportarme como otra cabra... Dando toquecillos al que me molesta y algún empujón al que se lo merece, como a la corredora que se me cruzó, medio metro delante mío, caminando despacito.

La sensación de que la carretera pica, a veces, para arriba, se incrementa con los socavones, parches, baches, y demás que hay por el suelo... En muchas zonas, lo de fino asfalto, no es más que un sueño.


Km 27: Trío de Geles

Nos encaminamos por otra zona en ligera cuesta, cuando me saluda Antonio Navas, al que acabo de sobrepasar. Iba tan metido en lo mío que ni me hubiera enterado si no me llama... Nos damos ánimos mutuamente y cada uno a lo suyo... A por la medalla.

Quizás sea esta una de las zonas más pestosas... Firme algo irregular, calles con poco interés turístico, no demasiado público... Sin embargo, cuando me doy cuenta ya voy por el Km 27 donde viene un avituallamiento con geles.

A pesar de que habían dudas sobre si habrían geles para todos, para mi sorpresa, cuando llego a un voluntario que los reparte, los da de 3 en 3. Pienso que son para que los dé a los de mi alrededor, pero tras gritar si alguien los necesita veo que todos llevan su trio en la mano. Tomo uno y guardo los otros (durante los primeros kilómetros me había tomado una barrita y otro gel), siento algunas ganas de parar a regar las plantas, pero me aguanto, y afortunadamente se pasan en minutos.



Km 32: Beeeeeeeetis

Comienzo a sentir verdadera fatiga, y al ver algunos runners caminando, tengo pensamientos de imitarles... Aún no he llegado ni al Km 30... Apenas conozco el recorrido, pero tengo memorizados 3 puntos claves en el tramo final, el Campo del Betis (Km 32), el Parque de Mª Luisa (Km 35) y el Puente de la Barqueta (Km 40). Mi carrera se convierte en llegar al siguiente objetivo... Hace rato que ni sueño con MMPs...

Llegar al Benito Villamarín se hace eterno porque el jodío no aparece por ningún lado... Paso por el Km 30, por el Km 31, por el Km 32 y no veo nada parecido a un estadio ni en el horizonte... Hasta que tras una curva nos topamos con él en las narices... ¡¡¡Beeeetis Beeetis!!!... Momento muy emocionante, porque además en ese punto había bastante ambiente y público, lo que te daba fuerzas para afrontar lo que quedaba... Desde esa mañana veo esos colores verdiblancos con un cariño especial...


Km 35: Comienza el Vía Crucis, La Larga recta

Tras el subidón bético, otra recta interminable. De fino asfalto y 100% llana, pero que parecía no tener fin. Al poco de meterme en ella, tras otro refigerio, comienzo a agobiarme y tiro por la parte más hacia la izquierda, pegado a los conos... El sol da de culo, no quiero mirar al horizonte porque sé que queda mucho... A ratos solo miro mi sombra... Una sombra cansina y trotona que no se rinde.

De vez en cuando, rompe esa monotonía, el cruzarte con un corredor en dirección contraria. Al principio no le veo explicación, pero al 3º o 4º le veo un dorsal que pone "d.e.p. Maratón de Sevilla" y recuerdo lo del Maratón Clandestino, curiosa iniciativa una que reinvindica algo, ocupando el espacio, y molestando, a los que han pagado por estar ahí.

Las piernas pesan, tengo molestias en infinidad de músculos, pero ya veo la entrada al Parque de María Luisa, un nuevo objetivo cumplido, falta el más complicado.


Km 39: Más Via Crucis por el Centro de Sevilla

Me tomo mi último gel al entrar al parque y de inmediato siento un pequeño resurgir... Me doy cuenta que ha salido el último kilómetro casi a 5:50 y aprieto los dientes para seguir por debajo de las 4 horas... Mucha fiesta... Público y voluntarios te hacen darlo todo... Me acuerdo de un señor con camiseta del Málaga que te hacía sonreir...

Damos una vuelta olímpica a la famosa Plaza de España, donde Jose Manuel me saca por sorpresa varios fotones (¡¡Gracias de nuevo!!).

Salimos hacia la Catedral y comienza el callejeo por el centro, más de dos kilómetros de mucho adoquín, algunas cuestecillas y poco espacio para intentar correr... Se me hace duro enseguida... Hay sitios por donde no caben más de dos runners en paralelo y siempre hay alguna cabra que te da golpitos para abrirse camino.

Comienzo a sufrir de verdad, con tanta baldosa parece que no tuviera adherencia y hubiera que hacer más esfuerzo para mantener el ritmo... La gente anima pero no lo suficiente, sobretodo al llegar al tramo más empinado del recorrido por el Km 39.... La calle es estrecha, se forma un pequeño tapón, y de repente oigo a los del globo de las 4 horas pidiendo paso... Me vengo un poco abajo cuando compruebo que no les puedo seguir....


Km 40: Gemidos por el desierto

El final del repecho coincide, por fin, con el inicio del Puente de La Barqueta. Me despido de los del globo, que ya veo a lo lejos, y de mi sub 4:00, y para colmo en medio del famoso puente me da un serio aviso el abductor derecho... Ya solo pienso en llegar al estadio.

Voy atrancado, no he mirado los últimos parciales, no encuentro fuerzas por ningún lado y comienzo a resoplar cada vez más fuerte. Troto junto a dos runners con la camiseta de un club, y uno de ellos trata de tirar de su compañero... Al oírme me jalea... ¡¡Hay que sacarlo todo!! ¡¡Vamos!! ¡¡Hay que gritar!!

El resoplido se convierte en gemido de parturienta, y voy dando el cante por una zona tan desértica y desangelada como la Isla de La Cartuja.


Km 41: ¿Y si, aún estoy a tiempo?

Sorprendentemente, llevar más de un kilómetro dando resoplidos tiene un efecto positivo y siento como las piernas pesan menos. Paso por el Km 41 y miro el reloj... 3:53:27 coño, ¿Y si, aún estoy a tiempo?

Poco más de 6 minutos y medio para 1200 metros, sencillo un día cualquiera, pero en ese momento era toda una proeza... Tiro de todo lo que puedo, de brazos, de piernas, de gemidos... El público grita que ya se ve el Estadio pero yo no lo veo por ningún lado...

Busco ansioso el Estadio de La Cartuja y cuando lo veo la emoción me embarga, otro Maratón pa´l bote, ahora solo hay que ponerle la guinda...


Km 41.5: Cara o Cruz en el túnel

Nos metemos en el túnel, veo que tiene una fuerte cuesta abajo... Me acuerdo al instante de mi calambre en la Gran Canaria Maratón en una bajadita con menos pendiente... Pero no le doy más vueltas y me la juego, si salta algo que salte, que a la Meta llego a cuatro patas...

Aprieto a saco en la bajada, adelanto gente de cinco en cinco y salgo... Levanto el puño y veo el globo... ¡¡Coño el globo!!... Ahí está 80 metros delante mío... Aprieto los machos, abro la boca y cierro los ojos...


Km 42: Pillo al globo... ¿Será suficiente?

Me hago una curva que ni el Michael Johnson cuando hicieron los Mundiales de Atletismo... Dicen que ahora la pista está destartalada, que tiene agujeros... Yo no me enteré de nada... Solo apretaba apretaba y sentía que volaba...

Veo que voy a pillar a los del globo, entramos en la recta final, los adelanto por la cuerda, quedan menos de 60 metros, miro el reloj casi a cada zancada... No sé si será suficiente...


Km 42,195: Meta

Menos de 40 metros, el puto reloj marca 3:59:52-53... Coño que no llego... Hay gente delante y me voy por lo menos a la calle 6... Aprieto, aprieto... Arco de Meta, alfombra y en mi reloj cambia el segundero de 3:59:59 a 4:00:00.

Llego muerto pero sonriente... Con la satisfacción de haberlo dado todo y haber logrado una marca cuanto menos curiosa... Por primera vez en mi vida maratoniana, a base de esfuerzo, sacrificio y mucha cabeza había hecho la marca que merecía... En los 5 anteriores siempre me quedó el regusto de que por esto o aquello podía haber hecho tanto tiempo menos.


PostCarrera

Con una sonrisa en la boca, comienzo el peregrinar por una instalación tan grande... Largo paseo por el interior del estadio, mientras los voluntarios te daban el avituallamiento fin de fiesta básico en una bolsa (Agua, Powerade, Fruta y bollería) y donde tenías varios stands si querías algo extra (Cerveza, Coca Cola, Raciones de Pasta)... Todo bien organizado, aunque ese túnel no fuera nada acogedor.

Por fin salgo del estadio y me encuentro con el Novatillo y Miguel, nos contamos brevemente nuestras batallitas y me cuentan lo de Alex y Juan Carlos que han tenido que abandonar... Malas noticias entre tanta fiesta.... ¡¡¡Mucho ánimo amigos... A recuperarse pronto!!!

Me despido y voy hacia el guardarropa que está en la otra punta... Con lo que después de la Maratón Oficial me pego al menos un kilómetro de caminata... Dicen que eso es bueno para la recuperación...


Últimas fotos de postureo con la 6ª medalla y para el Hotel en el Cercanías que a esa hora ya estaba operativo... Ojalá en futuras ediciones lo esté también para acceder a la salida.

Al estar de vacaciones, la PostCarrera se alargó por la noche con los Novatillos, todo un placer compartir la velada con gente tan interesante... Sin duda la buena compañía engrandece infinitamente estas aventuras runners...

Finalmente mi tiempo definitivo oficial fue, 3:59:58... Me sobró ¡1 segundo!

Hasta aquí esta larga crónica del Maratón de Sevilla 2015... Sin duda una carrera muy recomendable, aunque con algún aspecto a mejorar (transporte, mal asfalto en determinados sitios y deberían delimitarse zonas más amplias para corredores en el recorrido por el centro de la ciudad con cintas, cuerdas o vallas). En líneas generales, yo le daría un Notable Alto a su organización, y si puedo, repetiré algún año... Aunque será difícil que la llegada sea más emocionante...


Apéndice

XXXI Maratón de Sevilla
22 de Febrero de 2015 

Tiempo Oficial: 4:02:31
Tiempo Real: 3:59:58

Dorsal: 8118
Puesto General: 5880
Categoría Veterano Masculino E (M40): 1337

Puesto / Parciales

              Km 5 28:57 (5:47,4 x Km)
6912      Km 10 57:19 (Parcial 28:22 / 5:40,4 x Km)
6908      Km 15,1 1:26:07 (Parcial 28:48 / 5:38,8 x Km
6818      1/2 Maratón 1:59:54 (Parcial 33:47 / 5:37,8 x Km)
6642      Km 25 2:22:00 (Parcial 22:06 / 5:39,7 x Km)
6516      Km 30 2:50:23 (Parcial 28:23 / 5:40,6 x Km
5942      Km 35 3:18:47 (Parcial 28:24 / 5:40,8 x Km)
5970      Km 40 3:47:38 (Parcial 28:51 / 5:46,2 x Km)
5880      Maratón 3:59:58  [2ª Media Maratón 2:00:04] 

22 comentarios:

  1. ¡Enhorabuena Pancho!

    Merecías esa marca hace mucho tiempo, aunque a veces no conseguirla duela, el hacerlo más tarde llena de épica. Los parciales de manual, dignos de Antonio Navas en exactitud. No diga GPS, diga Pancho Quevedo.

    Se acabó el blues amigo, empieza el rock

    ResponderEliminar
  2. ¡Felicidades Pancho! Muy buena la crónica, pero felicidades sobre todo por la marca, y por lograrlo así, en los metros finales, en un estadio, tiene que ser una pasada. Ahora a disfrutarlo, a ver si nos vemos en Telde o en el Muelle..

    ResponderEliminar
  3. Felicidades Pancho, una crónica muy sentida, reflejo de lo que es la maratón. Pondremos a Sevilla en la lista de deseos a ver si cuadra un año de estos. Ahora a descansar.

    ResponderEliminar
  4. Gran cónica pero espectacular carrera! Esa persecución final tuvo que ser realmente épica, y mereció totalmente la pena, bravo.

    Felicidades por ese merecidísimo sub4h, a disfrutar de la medalla y a pensar en el próximo reto;) Nos vemos!

    ResponderEliminar
  5. Tus fotos finales delatan la felicidad de un gran momento, vaya empuje en los metros finales.Felicidades por ese sub 4 tan merecido como trabajado al final.Estupenda crónica, como siempre.Un placer saludarte y compartir momentos.Cuídate, un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Bravísimo. Un final épico. Dándolo todo como si no hubiese un mañana. La estrategia dio sus frutos. Muy merecido. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  7. Esas fotos de meta lo explican todo. Felicidades porque lo luchaste y al final te impusiste. Un gustazo saludar a tantos amigos, que bien aprovechaste todos esos días, enhorabuena de nuevo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Impresionantes las fotos de la meta Pancho, sin palabras.

    Enhorabuena crack porque esta vez sí que te salió bien, ese Sub4h es el que a mí me habría gustado hacer :P
    Cuando me pasaste por el km 26 se confirmó lo que le dije a Ciro, habías salido conservador y yo muy rápido ;)

    Un placer volver a compartir de nuevo contigo un fin de semana fantástico y los momentos previos a una carrera, habrá más desde luego.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Felicidades Pancho. Buena marca y bonita cronica.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me he sentido correr contigo esos PUTOS 1200metros! Que emocionante Pancho! Muchas felicidades!

    ResponderEliminar
  11. Muchas felicidades Pancho!!! un gusto saludarte y desvirtualizarte aunque el encuentro fue fugaz :)
    Me ha encantado tu crónica!! enhorabuena por ese peleado sub4h :)
    Estoy contigo este maratón se merece un notable alto y algún año hay que repetirlo!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  12. Enhorabuena Pancho!!! Pedazo de crónica y menuda maratón de libro. Lo del final épico en el tartán pone la piel de gallina! Que no dure mucho el maratón blues...

    ResponderEliminar
  13. Joder Pancho que intensidad de llegada, la he vivido como si estuviera alli corriendo contigo... grande y Felicidades una mas a la saca.

    ResponderEliminar
  14. Muy buena crónica Pancho...se empieza a notar que afrontas el maratón con la madurez que te da haberte enfrentado a ella 6 veces ya...la carrera te salió casi casi como la habías planificado...Ahora a por nuevos retos...Un abrazo...

    ResponderEliminar
  15. Pancho joder menuda llegada, nos ha costado sudar leerla!!!!!.

    Que magnifica carrera te has marcado, sobre todo sabiendo sufrir como un gran Maratoniano.

    ResponderEliminar
  16. Emocionante crónica Pancho y una gran carrera. Como escribiste hace unos meses este ha sido nuestro woodstock, había que estar allí, no valía conque te lo contasen. Gracias por la mención y el afecto sincero. Yo tendré que esperar un poco para hacer la sexta y completar las mayors patrias

    ResponderEliminar
  17. Qué cronicon! Menuda llegada, enhorabuena!!!
    Una lastima no haberos visto a los blogueros dura te el fin de semana, pero llevaba un monton de tiempo sin leer.
    Espero que nos conozcamos en alguna otra ocasion.
    Enhorabuena de nuevo

    ResponderEliminar
  18. Vaya fotón en meta. WOW....
    Me alegro que pese a las modificaciones de tiempo hayas sido un sub4. Tu buena pelea contra la liebre te costó.
    Por lo demás, muchas gracias por pastorear al grupo de los canarios y ayudarme a organizar la mega comida que montamos... ¡qué bien lo pasamos!
    Un placer conocerte a ti y a tu fotógrafa particular.
    Gran Sevilla 2015, Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Has hecho un carreron y si, eso es Maratón, 42km en los que tienes tiempo de todo, esas fotos hablan por si solas, lo has dado todo y ahí tienes tu recompensa. Mi mas sincera enhorabuena, Pancho

    ResponderEliminar
  20. Grande, Pancho. Estas son de esas carreras que quedan en el recuerdo, rollo James Bond: accionando el mecanismo antes de que estalle al bomba.

    Salud y felicidades

    ResponderEliminar
  21. Felicidades Pancho , muy emocionante tú crónica. Las fotos hablan por sí solas... enhorabuena por el sub.4h merecido y luchado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  22. La foto que abre la entrada es la imagen gráfica de la palabra maratón. Muchas felicidades Pancho por el carrerón y el tiempazo...

    ResponderEliminar