domingo, 31 de julio de 2011

Cruzando el Puente de Los Tilos


Recientemente he pasado unos días de asueto y relax en la maravillosa isla de La Palma, por primera vez incluyo en mi equipaje las zapatillas y la ropa de correr.....Pasaría 5 días en la isla, con lo que me propuse salir 2 días a correr, entre comilonas, excursiones, bañitos y caminatas.
Ignoraba por completo si en la zona en la que me iba a quedar (San Andrés y Sauces) habría algún sitio para correr que fuera más o menos llano (para quién no la conozca recordarle que se trata de la isla más montañosa del mundo en proporción a su tamaño), pero por suerte encontré un circuito muy apañado a tan sólo unas decenas de metros de donde dormía.

El puente de Los Tilos,  de unos 400 metros de largo y 150 metros de altura sobre el barranco que le da nombre, sería el eje central sobre el que giraría mi circuito de entrenamientos palmeros.
Mi ruta comenzaba al inicio del puente, la primera vez que lo atravesé corriendo, me impresionó por el abismo que se abría ante mis pies. Y aunque está protegido por una amplia valla, uno tenía la sensación de que en cualquier momento podías volar barranco abajo. 
Tras atravesar el puente me dirijo a la antigua carretera. De forma muy acertada, se reconvirtió uno de los carriles en zona peatonal, por lo que ha quedado un circuito ideal para correr, de una longitud de 2800 metros, protegido por pivotes de hormigón del escaso tráfico consistente en camiones con destino u origen en las numerosísimas plataneras de la zona.

Durante los siguientes 1000 metros corro cuesta abajo en un espacio idílico y solitario, a un lado la frondosa vegetación y hacia el fondo del baranco incontables plataneras. Un par de gallinas me saludan, los pajaritos cantan y hasta me cruzo con algún runner.
Tras la bajada (55 metros de desnivel, el puente está construido a 265 sobre el nivel del mar y bajo hasta 210) comienzan los 1400 metros de subida que me harán volver al punto de partida. La subida es durilla, pero las rampas son bastante constantes, y tras un par de vueltas ya voy reconociendo los puntos donde la pendiente es más exigente y los pequeños y casi imperceptibles descansillos.
En la primera de mis dos aventuras runneras palmeras, dí tres vueltas completas, con pequeñas incursiones por otras zonas. Y el segundo día me limité a correr por este circuito, al que dí 4 vueltas del siguiente modo:
1ª vuelta: Calentamiento, 2ª vuelta: Subiendo el ritmo, 3ª vuelta Manteniendo el ritmo, 4ª vuelta A tope.
Lógicamente en un circuito con tanta pendiente, los ritmos me salieron bastante lentos (entre 6:45 x km en la vuelta más tranquila y 5:30 x km la más rápida), pero en ambos días acabé con la sensación de haber hecho los deberes con buena nota, disfrutando de mi pasatiempo favorito en plena naturaleza......Y se me olvidaba comentar que al estar situado el circuito en el Noreste de la isla, te acompaña la bendita panza de burro, con lo que vas a poco más de 20 grados....vamos una gozada, en pocos sitios he sentido una sensación tan grande de libertad mientras corro como en este.

viernes, 8 de julio de 2011

20/11/2011 Marató de València


Tras semanas de dudas, por fin me he decidido, voy a correr mi primera Maratón. 

Valencia, 20 de Noviembre del 2011 (20 del 11 del 2011), una buena fecha para estrenarme en la mítica distancia. 

Desde hace un par de meses, me rondaba la idea de preparar esta carrera en concreto (sobretodo desde que vuelve a haber vuelo directo entre mi isla y la ciudad levantina)........pero un mal día en la Media Maratón del Puerto de Las Palmas, seguido por varias semanas de desgana y fatiga general, me hicieron replantearme la idea. 


¿Es demasiado pronto? ¿debería ir poco a poco y seguir rodándome en distancias más asequibles?...¡Que carajo!...tampoco voy a ir a batir ningún record y si me preparo a conciencia y corro tranquilito, no sé porque no podré acabarla, pues este es mi único objetivo. 

Aún quedan más de 4 meses y ya llevo un mes entrenando con vistas a esta prueba, subiendo poco a poco los kilometrajes, variando entrenamientos todo lo que puedo (me cuesta hacer los rodajes tranquilos ritmo cochinero pues casi siempre me acelero en el Parque Romano).
Ahora mismo voy por unos 50 kms semanales repartidos en 4 días y mi intención en unas semanas es meter con mucha precaución, un 5º día de entrenamiento.

Como Runner novato que soy, agradeceré en el alma todos vuestros sabios consejos para poder estar dentro de 134 días corriendo tan Pancho sobre la línea de Meta. 


lunes, 4 de julio de 2011

La Bendita Panza de Burro

En Julio y Agosto, suele estar casi siempre nublado en Las Palmas, este fenómeno conocido popularmente como la Panza de Burro, divide a partes iguales a los habitantes de mi ciudad. Los hay que la adoran, porque tanta nube hace que los días no sean demasiado calurosos, mientras que los más playeros la odian porque las nubes estropean un buen día de playa.....Hasta hace poco más de un año, yo pertenecía al segundo grupo, en pleno verano, cada día que amanecía con esa inmensa masa nubosa, me parecía un día perdido donde no poder disfrutar de la estupenda playa de Las Canteras con un buen solajero recalentándome la cabeza.

Ayer me uní al club de fans de la bendita Panza de Burro........me levanto tempranito para la tirada larga semanal, salgo a la calle casi a las 9 de la mañana, miro al cielo y solo veo nubes blancas y grises, hay una buena brisa y la temperatura es de 22º. Clima ideal para correr unos buenos kilómetros en unas condiciones que no tienen nada que ver con las que "disfrutan" los runners de otras tierras.

Hice más de 19 kilómetros por la avenida marítima, las canteras y el confital. No solo el clima era ideal, una espectacular bajamar permitía correr por la arena de la playa sin ingún problema, lo que me hizo disfrutar aún más de una mañana perfecta. En la hora y 50 minutos que estuve corriendo la temperatura apenas subió, con lo que acabé más fresco que nunca y con una sensación de subidón extraordinaria.

Si por mi fuera, que sigan las nubes unas cuantas semanas que yo seguiré corriendo tan contento.

sábado, 2 de julio de 2011

Cogiendo Impulso

Tras dos días de excesos gastronómicos varios (el jueves comida lúdico/festiva con los compañeros de trabajo y  ayer comida familiar) acudí pasadas las 8 de la tarde al parque romano a hacer mis deberes del día. Por ahí andaba Gonzalo, al que en esta ocasión, solo le pude saludar desde lejos porque apenas coincidí dos o tres vueltas con él y no le dió tiempo a doblarme (normalmente lo hace al menos dos veces y aprovechamos ese momento para intercambiar impresiones).........No sabe el bueno de Gonzalo la suerte que tuvo de no correr a mi lado porque ayer tenía uno de esos días en que la incomodidad estomacal hace que de vez en cuando tengas la necesidad de darte impulso. 

Me notaba muy pesado y la pequeña siesta en el sofá solo sirvió para incrementar mi malestar. En dos días había comido de todo y en grandes cantidades: Papas arrugadas con mojo picón, atún en adobo, judías a la vinagreta, paella de carne, mucho pan con alioli, mucha cerveza, muchos postres variados.........Todo eso en mi cuerpo me pedía una tarde de reposo total....pero con mucha fuerza de volutad logré salir a hacer un trote más cochinero que nunca.

Tras unos primeros minutos de toma de contacto poco a poco me iba encontrando mejor pero, a la vez, las ganas de ir soltando lastre se incrementaban. Así que, sobre la mitad de mi rodaje, no tuve más remedio que dejar salir un poco de aire viciado, eso sí con mucho cuidado de que no hubiera ningún corredor cerca de mí.
Tras esas 2 ó 3 ruidosas propulsiones, parece que todo se colocó en su sitio, logrando acabar el entreno de forma más o menos digna y muy satisfecho por haber hecho mis tareas runneras en uno de esos días en que lo único que te apetece es estar tirado en el sofá.

Debería cuidar un poco mi dieta...sobretodo los días que toca salir a correr, porque si no otro día tendré que repartir máscaras antigas a los compis del Parque Romano.