lunes, 24 de septiembre de 2012

Las mayores chorradas que me han dicho desde que corro

Foto de Aarón Sánchez

¿Por qué a muchos de los que corremos tarde o temprano nos da por abrir un blog para contar nuestras batallitas? ¿Por puro exhibicionismo...Para presumir de lo deportistas que nos hemos vuelto...O hay algo más?. En mi opinión lo de abrir un blog tiene mucho que ver con lo de buscar compañeros de fatigas con los que compartir experiencias. Gente que entienda todo lo que significa este rollo.

Cada vez que alguien de nuestro entorno se entera que corremos, el 90% de las veces nos suelen hacer los mismos comentarios vacíos y sin sentido. A veces te miran como con lástima porque te ven más delgado que antes, e incluso si te los encuentras por la calle antes, durante o después de correr te pueden ver como un auténtico chalado al que se le ha ido la pinza.

Si hubiera apuntado cada vez que alguien me ha dicho alguna chorrada sin sentido, buscando ser gracioso o mostrando un falso interés, a todas luces fingido, y tan protocolario como hablar del tiempo con el vecino que te cruzas en el ascensor, tendría material para varias entradas bien divertidas, pero por suerte nuestro cerebro es selectivo y muchas de esas tonterías según nos entran por un oído nos salen por el otro y se olvidan en segundos.

A modo de ejemplo, aquí van 3 de esas chorradas, a cual más memorable.

"Hay mucha gente que dice que Correr a más de 5 minutos por Kilómetro no es correr"

Noviembre del 2011, Santa Cruz de Tenerife. Corro la Media Maratón de la ciudad en la recta final de mi preparación para el Maratón de Valencia. De forma totalmente inseperada para mi, mejoro en más de 10 minutos mi marca personal dejándola en 1:47:00, más contento que unas castañuelas saludo a un par de corredores de Gran Canaria que conocí el día anterior. Después de preguntarme por la carrera, la marca y demás, uno de ellos me suelta la frase de arriba...supongo que lo dijo a modo de gracia, pero bien poca que me hizo en ese momento, demostrando que no solo te pueden decir chorradas gente que ni corre ni hace ningún deporte........Cada uno corremos al ritmo que podemos y/o queremos, no hay ningún ritmo ni velocidad que separe a los corredores de Primera de los de Segunda o Tercera...Correr es disfrutar.

¿Fuíste al Maratón de Barcelona?...Que bien...¿En qué puesto quedaste?

Esta frase me la han dicho decenas de veces con pequeñas variaciones. Ya puede ser la Maratón de Barcelona o la de Valencia, o cualquiera de las siete Medias Maratones que he corrido hasta hoy. Siempre después de correr cualquier carrera, cuando ves a algunos familiares y amigos, te dicen exactamente lo mismo....¿En qué puesto quedaste?, ya les puedes explicar detalladamente que no corres por ganar un premio o por llegar en tal puesto, que no compites contra nadie, que uno corre por placer, por superarse a sí mismo y por mejorar. Que en una carrera de 2000, 6000 o 16000 runners lo que menos importa es el puesto en la clasificación final......No hay nada que hacer, cuando vuelvas a participar en otra carrera te lo volverán a preguntar...así hasta el final de los tiempos.....¿Fuíste al Maratón de Nueva York?...Que bien...¿En qué puesto quedaste?

 ¿Te estás preparando para ganar alguna carrera?

Esta chorrada está muy relacionada con la anterior y tiene que ver con el afán competitivo con el que muchísima gente relaciona la práctica de un deporte. Hace unos días me encontré con un amiguete al que hacía un par de años que no veía.  De esos que solo saben de tu vida por el Facebook y por lo que les dice fulanito o menganito. Tras decirme varias de las chorraditas de rigor y de mirarme con cara de que estuviera pasando por alguna fase extraña de mi vida por dedicar unas cuantas horas a la semana a correr, muy en serio me suelta la frasecita...¿Y cuánto entrenas?, Ahh, pero mira ¿Te estás preparando para GANAR alguna carrera?....¿Para Ganar?....HELP...HELP!....¡Paren el mundo que me bajo!


P.D.: Gracias de nuevo al amigo Aarón por sus magníficas fotos

lunes, 17 de septiembre de 2012

Ñoños


Herramienta de trabajo fundamental de todo Runner, da igual si vuelas a 3 minutos por kilómetro o te arrastras a más de 7, todo corredor debe cuidar sus ñoños. Tenerlos limpitos y aseados para que no apesten a fino queso podrido, con las uñas bien cortaditas, que el look Aguila Real ya no es tendencia, y darle algún baño de sol de vez en cuando para quitarles la triste palidez fantasmal de los meses fresquitos.
Nunca me he atrevido a trotar sin la protección de unas playeras porque los quiero demasiado y temo que cualquier tropezón inoportuno con algún objeto natural o artificial me deje una avería que me obligue a estar un tiempo en el dique seco (la peor de las pesadillas para alguien enganchao a este vicio)...aunque lo de corretear a pelo sobre la fina arena de la playa es una idea que me tienta.
Si hace meses le dediqué una entrada a una uña ¿Por qué no dedicarle otra a mis ñoños?...creo que después de más de 5000 kilómetros se lo han ganado........y lo que les queda ;-)

jueves, 6 de septiembre de 2012

El Confital


Hay pocas zonas en Las Palmas donde uno puede disfrutar tanto de esto de correr como en El Confital. Naturaleza, aire puro y mar, senderos polvorientos donde sudar la gota gorda y sentir el subidón de The Flow o el Hachazo del Tío del Mazo.
Unos cuantos kilómetros de caminos y cuestas para exprimir al más valiente. De hecho la mayoría de los runners que frecuentan la zona son Trail-Runners, facilmente identificables por sus piernas fuertes, robustas y de un grosor mayor que las de los corredores mimados por el asfalto y los parques poco exigentes (entre los que por supuesto me encuentro). 
Aprovechando una tarde veraniega espectacular, me fui de paseo por el lugar e hice unas cuántas fotos para adornar este diario con una de las entradas del estilo de las que solía hacer en los principios de este blog, los Sitios por donde corro


Cuando era un niño, El Confital era una de esas zonas de mi ciudad donde todo el mundo te decía que no tenías que ir ni loco. Lleno de chabolas y jacosos (consumidores de heroína en canario), muy poco tiene que ver con el paisaje casi virgen que presenta hoy en día. Esperemos que se mantenga y se conserve así o incluso mejor por muchos años, pues si nos descuidamos cualquier día nos plantan ahí mismo, un restaurante, un hotel o unos dúplex monísimos de la muerte con unas vistas tope guay.


Normalmente corro por aquí durante las tiradas largas que hago por la playa de Las Canteras, llegando a los senderos con las piernas calentitas después de un par de buenos repechos por la zona de La Puntilla, siempre con el mar como tentador acompañante...la de veces que sudando a chorros me he quedado mirando al océano pensando en los cojonudo que me sentaría un bañito.
Hasta ahora no me he salido de la carretera principal, dejando para el futuro el reto de subir por los senderos que llevan hasta lo alto de las montañas.


La zona curte que da gusto pues aparte de los repechos, las piedras y demás, el viento suele pegar duro y cuando hace calor aquello es un pequeño infierno. Pero todo queda compensado por la sensación de libertad que da correr por un paisaje poco frecuentado y salvaje en el mismo corazón de una ciudad de casi 400000 habitantes...y lo de las vistas sobra decirlo, las fotos hablan por sí solas.


También nos encontramos con interesantes vestigios de la historia de Gran Canaria, que pasan desapercibidos para casi todo el mundo mientras se deterioran, como la Cueva de los Canarios (yacimiento arqueológico de los aborígenes canarios, en la actualidad hogar de indigentes y sintecho), las antiguas salinas (de las que solo quedan un par de muros medio derruidos) o los nidos de ametralladoras que se construyeron al principio de la Segunda Guerra Mundial por toda la isla en previsión de una invasión británica en 1941 (Churchill tenía 20000 soldados preparados para la Operación Pilgrim), que hoy solo sirven de baño público para algún cochino de dos patas que pasa por ahí.


Un lugar para disfrutar y acabar con la lengua fuera de pura diversión.



Saludos a los amigos que me reconocieron y felicitaron por el blog mientras estaba en el Paseo de madera...mil perdones pero me he vuelto a olvidar de los nombres...¡100000 Gracias por leerme! ¡Ojalá nos encontremos corriendo por ahí!

domingo, 2 de septiembre de 2012

A las puertas del Cementerio

Las Tiradas largas se pueden hacer bien, mal o regular, yo ultimamente las estoy haciendo como el culo. Ayer con 28ºC y un montón de humedad, hice una de los peores entrenos que recuerdo, acabando mucho antes de lo previsto, en las mismas puertas del famoso Cementerio de Vegueta, ya total pa´ lo fundido que iba, pensé que no era mala idea parar justo ahí, buscarme un sitio a la sombrita y pasar a la eternidad...no tenía fuerzas pa na´.

Hace meses que no hago una tirada más o menos decente de más de 15 Kilómetros, tras la Media Maratón del Puerto de Las Palmas a mediados de Mayo, decidí aflojar un poco la pata y tomarme un respiro, hacer menos para volver a la carga con más ganas que nunca. Durante las siguientes semanas, nunca he dejado de correr, pero la mayoría de las veces, entrenos entre 50 minutos y 1 hora casi siempre al mismo ritmo. Me he mantenido en mis ritmos habituales pero sin embargo he perdido muchísimo fondo. En Julio, me planteé hacer al menos una vez cada 15 días un entreno sobre 1:30 para ir cogiendo algo de gusto a los entrenos largos. Los primeros entrenos de este tipo fueron muy satisfactorios, pero a medida que he ido intentando subir poco a poco la longitud y duración de dichas tiradas, cada dos por tres me he topado con el tío del mazo, y varias veces he parado de correr antes de lo pensado.

Hace un par de semanas logré completar un entreno de 18 kilómetros y pico, y este fin de semana me planteé hacer una tirada de unos 20 Kilómetros. El Viernes noche lo dejé todo preparado, la ropa (con gorra y camiseta a juego que uno es muy Fashion), cinturón, minibidones, gominolas energéticas del Decathlon....Pongo el despertador a las 7:15 pero cuando suena, lo apago y sigo durmiendo...Me acabo levantando a las 10, con lo que decido posponer el entreno para la noche. Sin embargo como a media tarde me sentía muy aburrido y con mono de Kilómetros, decido salir a las 5:30 de la tarde.

Salgo con muchas ganas desde mi casa hacia la escultura del Tritón en la Playa de La Laja, voy muy cómodo al principio, con la música los primeros kilómetros se me pasan volando. Comienzo a sudar a mares, cuando llevo unos 5 kilómetros me doy cuenta de que voy mucho más rápido de la cuenta, olvidándome de esa regla de oro que dice que en una tirada larga hay que salir a ritmo muy suave (casi a ritmo de calentamiento). Cuando llevo unos 10 kilómetros llego al extremo Sur de mi circuito, doy media vuelta y me topo en lo morros con la ventolera, el Alisio a todo trapo......correr así era como intentar tirar de un carro lleno de cemento...no había manera, y encima con el calor, con la humedad...iba en las últimas y me quedaba toda la vuelta.....por mi cabeza revoloteaba el diablillo de la comodidad, que me susurraba que parara, que dejara de sufrir....me decía a mi mismo que un poco más...un poco más....aguanto unos kilómetros como puedo y cuando llego a la escultura de Lady Harimaguada cruzo hacia San José para tratar de buscar zonas con algo menos de viento....pero cuando veo en el horizonte el viejo Cementerio de Vegueta, me rindo y acabo con la agonía...aguanté 14 kilómetros...6 menos que mi objetivo del día...FRACASO TOTAL....camino un rato mientras apuro el líquido de mis bidones y hago un par de kilómetros más al trote hasta casa, cansado, sudado y enfadado.


Viendo otros blogs y twitters de compañeros runners, parece que no soy el único al que el entreno de fin de semana se le ha atragantado de lo lindo, como dice el refrán Mal de muchos consuelo de tontos, soy muy pero que muy tonto porque eso me ha aliviado...Será cuestión de volverlo a intentar la semana que viene, a ver si de una vez me vuelve a salir una Tirada larga de Manual y resucito como un campeón.