jueves, 31 de enero de 2013

GCMaraton 2013: Epílogo

En el Km 37, totalmente acalambrado (Foto de mi cuñao Larry)

Toca pasar página. A modo de epílogo, aquí está mi habitual Video Recopilatorio y mis también habituales Reflexiones sobre la Carrera. Tengo la impresión, y creo que no soy el único, que el evento atlético más importante de mi ciudad, tiene cada vez más cosas mejorables. Pequeños detalles que te pueden estropear la mañana. Esperemos que para el 2014 la cosa mejore porque, a pesar de que al acabar la prueba mi cabeza se llenó de pensamientos tipo "Nunca Mais" o "Más Nuuunca"....a día de hoy hay un 99,99% de posibilidades de que esté el 26 de Enero del 2014 con mi dorsal rojo preparado para lo que venga.

Vídeo

Homenaje a todos los que compartieron una mañana de emociones y calambres, en especial a los que triunfaron en la Maratón.



Reflexionando sobre la Gran Canaria Maratón (Segunda Parte)


Finishers

Lo que define el crecimiento de una carrera es el número de corredores llegados a Meta, los Finishers. Un 12% menos de Maratonianos y Mediomaratonianos que en el 2012, cuando casi todas las carreras suben la nuestra baja... :-(

                                           2010         2011         2012         2013        
GC Maratón                         487           337           475          421
GC Media Maratón               837         1101          1854       1632 
GC 10 Kms                           ---            428           823          967

Circuito

En el mes de Septiembre tiene que estar totalmente confirmado y comprobado el circuito de la carrera. No se puede repetir lo de este año, cuando hasta Octubre se anunciaba el circuito del 2011, entonces se presentó otro con pequeñas modificaciones, en Noviembre éste se volvió a modificar y pocos días antes de la carrera se anunció una nueva versión....que para colmo no coincidió al 100% con el que hicimos el 20 de Enero.

En mi opinión hay que reestructurarlo a fondo. El tramo de Vegueta fue un infierno con tantas curvas, repechos y adoquines... ¿Es imprescindible pasar por delante de la Catedral?... Si tenemos en cuenta que en esa zona no hay casi nada de público ni animación, lo más lógico sería dar la vuelta en el Guiniguada. 

....y por cierto, hay muchos que pensamos que de nuevo en el 2013, la carrera tuvo metros de más. En mi opinión el circuito tenía entre 100 y 125 metros de sobra...unos 200-250 si te tocaba dar dos vueltas.

Avituallamientos

Creo que en el Festival Popular del Calambre, que muchos vivimos, tuvo que ver algo más que el viento. Pienso que la distribución de los avituallamientos influyó de manera decisiva: Un avituallamiento en el Km 20, el siguiente en el 26,2 y encima éste sin agua y con una isotónica de difícil consumo para Runners torpones como yo (por lo de los vasos de plástico rígido). Estar casi sin ingerir líquidos desde el Kilómetro 20 hasta el 31 no es lo ideal para una carrera con 20º, mucha humedad y viento.

La solución más sencilla la dió Manuel Robaina en su blog. En la segunda vuelta se pueden dar botellines de agua en los puestos de agua para esponjas. La infraestructura y los voluntarios ya están, sólo hacen falta 500 botellines de agua en unos puestos que pueden servir para algo más que para mojar la gorrita.

También en la segunda vuelta se puede dar el Aquarius directamente en la lata (de donde es mucho más fácil beber mientras trotamos).

Km 41, cientos de latas y botellines sobrantes (Foto de Antonio Garcia)
En la carrera hubo agua e isotónica de sobra pero la misma estuvo mal repartida. Mientras que en el Km 26 no había agua y el Aquarius se racionó, en el Km 41 sobraron litros y litros de ambas cosas (para prueba la foto de Antonio García, tomada cuando apenas quedaban por pasar una veintena de Maratonianos por ese punto...latas y botellines de agua que nadie se bebió).

Horario

La salida se debe dar a las 8 ó a las 8:30 de la mañana como muy tarde. Salir a las 9 implica que a muchos nos pilla el sol de mediodía cuando aún nos faltan un montón de kilómetros para acabar.

Mimos a los Héroes

Cada Finisher de la Maratón será recibido por 5 esclavos musculados de rasgos delicados que los depositarán en tronos de Oro llenos de almohadones, en donde serán tratados como dioses y serán colmados de finos manjares y suaves masajes reconfortantes..... 

Con que se nos trate igual que en cualquier Maratón del mundo me conformo. Llegas a Meta, te ayudan a quitarte el Chip de la zapatilla y a continuación te entregan la Medalla y la Camiseta Finisher...así se hacía en la edición del 2011, no sé porque no se puede seguir haciendo igual.

No despilfarrar contratando servicios innecesarios

Contratar a una Empresa para repartir la Bolsa del Corredor, la camiseta Finisher y la medalla es un gasto innecesario. Puesto que de eso se pueden encargar perfectamente los Voluntarios. 

Según palabras de uno de los trabajadores encargados de esto, eso se hizo para garantizar el correcto reparto de todo ese material, ya que en el 2012, según palabras textuales... "Con los Voluntarios desapareció mucho material y hubo muchísimo descontrol". No sé si eso es cierto, pero lo que sí sé es que en la edición del 2013 hubieron runners que se quedaron sin su talla de camiseta solicitada en la inscripción y Finishers del Maratón que se quedaron sin medalla y que tuvieron que coger la talla de camiseta finisher que quedaba (osea o la Ultragrande o la Ultrapequeña). Por tanto hubo bastante descontrol a pesar de pagar a gente para evitar dicho descontrol.


Alguno puede pensar que si le veo tantos fallos a esta carrera es un contrasentido que me apunte año tras año... Pero es que es mi carrera... la única Maratón que se hace en mi isla, la única carrera que discurre por el centro de mi ciudad, la carrera que pasa a 200 metros de mi casa, la que sale y acaba a menos de un kilómetro de mi portal, la que discurre por zonas por donde troto todo el año más solo que la una, la carrera que comparto con un montón de amigos con el mismo vicio y donde me animan por mi nombre muchas caras conocidas e incluso desconocidas...  
LA CARRERA A LA QUE NO PUEDO FALTAR.

martes, 22 de enero de 2013

IV Gran Canaria Maratón


LAS ABUELAS NÓRDICAS NUNCA SE RINDEN

Si en algo he mejorado en estos últimos meses ha sido en fortaleza mental. Hace un año si por el km 28 de una Maratón hubiera tenido la sensación de que las piernas me pesaban una tonelada me hubiera parado a caminar y probablemente no hubiera llegado a la Meta.

Sin embargo logré aguantar corriendo a mi ritmo durante más de una hora, aguanté hasta poco después del km 39, con las desagradables caricias de los calambres por mis piernas. Sentía como si detrás de cada farola hubiera un niño travieso con un tirachinas disparándome sin piedad. A veces me acertaba en un gemelo otras en los cuádriceps otras en los abductores, según pasaban los kilómetros las chinas se convertirían en piedras y las piedras se acabaron convirtiendo en teniques de los gordos.

Finalmente, en la segunda subida a la calle Travieso, ese cabroncete travieso imaginario me acertó de lleno dos veces...después de la segunda, me di cuenta que o paraba a caminar para protegerme algo o no llegaba a Meta...que la próxima, en vez de un tenique podía ser una lanza lo que me atravesara y me dejara tirado en la acera sin mi momento de Gloria, el momento de Gloria irrepetible que es cruzar la Meta de una Maratón.

Esta es mi crónica de la Gran Canaria Maratón 2013, el relato de una aventura más larga y sufrida que nunca. No sufráis al leerla que por mucho que doliera  repetiría mañana mismo.

Nervios y Encuentros (Las Horas Previas)

Los días previos a la carrera fueron los más nerviosos de mi vida runner, era mi tercer maratón pero el hecho de correr en casa y no tener ningún viaje de por medio (lo que hace que te distraigas y te olvides un poco de lo que te espera) me hacían subirme por las paredes. Afortunadamente, el Sábado, en la compañía de familiares y amigos esos nervios fueron desapareciendo y dieron paso a la emoción y las risas.


Compartí una Pasta Party más ventosa que nunca en buena compañía. Viejos y nuevos amigos. Conocí a Sergio y Antonio que venian desde Tenerife y Lanzarote (una pena que Lynne, que también estaba inscrita para la Maratón, finalmente no pudiera venir desde la lejana Copenhague). Como siempre pasa cuando conoces en persona a alguien con el que estas en contacto desde hace meses de forma virtual, al poco estábamos como si nos conociéramos de toda la vida, compartiendo pensamientos y temores sobre lo que no esperaría el Domingo. 

Tras ver a mi sobrino Eric divertirse en su carrera pre-Benjamín Masculina y conocer en persona a Víctor, otro amigo del mundo virtual. A las 5 me uno al concurrido cónclave runner precarrera. Un montón de atletas ilusionados por lo que vendría al día siguiente, unos en el 10000, otros en la Media y otros en la Maratón. Todos con un brillo especial en los ojos que queda perfectamente reflejado en la foto de abajo.


La Hora de Los Valientes

9:00 A.M. me sitúo en la parte porsterior del pelotón para salir lo más tranquilamente posible, el objetivo es rodar los primeros kilómetros entre 5 treintaypico y 5 cuarentaypoco, en mente tengo volver a correr en negativo, ir siempre guardándome algo y tratar de apretar todo lo que se pueda en los 7 u 8 Kilómetros finales, buscando una marca entre 3:50 y 3:55.


Disparo al aire, 1 minuto 43 segundos de procesión, arco de salida y comienzo a correr. Adelanto a algunos que van más lento, dejo pasar a algún galgo despistado y saludo con alegría a las caras conocidas. Cuando llevo unos 500 metros veo a mi amigo César y me saca la estupenda foto de un poco más abajo (muchísimas gracias por esta y un montón más que adornan esta entrada). 
Paso por el Km 1, miro el reloj y veo 5:40, clavo el ritmo previsto. En la avenida marítima me siguen adelantando corredores y sigo saludando gente; twitteros, blogueros, panolis...todos sonrientes, esto es un fiestón. Trato de no acelerar más de la cuenta sin dejarme ir demasiado


Disfrutando de la primera sorpresa

Van pasando los kilómetros, me veo cómodo pero sin la sensación de no estar gastando absolutamente nada que tuve en los primeros kilómetros de Valencia y Barcelona. Los ritmos salen según lo previsto, siempre entre 5:35 y 5:40. Recorremos ese gran tostón que es la zona portuaria, llegamos a la zona de giro en la rotonda de Mr.Jolly y..... ¡¡¡La rodeamos!!! ... Oh My God! ... ¡No es el circuito anunciado!...Tres circuitos diferentes publicitados en tres meses (el último pocos días antes de la carrera) y ¡Rodeamos la rotondita en vez de hacer el giro antes de ella!.

En ese momento el hecho me provoca más risas que otra cosa y busco alguna cara conocida con quien comentar la jugada, ya que el circuito y sus cambios de ultimísima hora fueron uno de los temas más comentados en las tertulias precarrera.


Pasan los kilómetros y nos encaminamos hacia Las Canteras, sin duda la zona más bonita del recorrido. Esos adoquines no son algo ideal para correr, pero el hacerlo junto a la playa con esas vistas lo compensa con creces. Veo que estoy bajando un poco el ritmo (ahora voy un poco por encima de 5:40) pero no me preocupa lo más mínimo. Era algo previsto, no quería quemarme en tramos donde para mantener la velocidad hubiera que hacer más esfuerzo. Voy muy concentrado y con la gorra calada hasta el fondo.

Me Sigo Divirtiendo

Los kilómetros van pasando cada vez más rápido, aunque me noto un pelín cargado muscularmente. Hay fuerzas y ganas para hacerme el chulito barato cuando me vuelvo a encontrar con César poco después del Km 16.

Voy con ganas de disfrutar de la parte final del circuito por León y Castillo, Triana y Vegueta. Ya que aunque en los dos años anteriores participé en la Media Maratón, a esas alturas ya iba al límite y sólo pensaba en acabar.


Llego a los repechos de Travieso y la Catedral, trato de no forzar nada. Bajamos hacia la calle Mendizábal  y poco después me asombro al ver la ratonera por donde nos meten justo al pasar el Mercado. Casi 200 metros de adoquin del gordo, culminados por unos metrillos de repecho cabrón pa' dejarte bien madurito. Este tramo sí que se anunció, pero yo de forma muy ingenua, pensaba que estos 200 metros pa´rriba, giro de 180º y 200 metros pa´bajo los haríamos por la carretera que está justo al lado, y que es de fino asfalto. Porque el adoquín es muy bonito pa´llevar a los guiris de paseo pero para hacer una Maratón es una PUTADA y si además le añades esa cuestecilla final (que en la carretera de al lado no está) es un PUTADÓN.


A pesar de todo no decaigo (total son sólo un par de cientos de metros y al menos cuando pase por ahí por segunda vez ya sabré lo que me espera). Según me voy acercando al paso por Meta me va dando un subidón, mucho público, mucho ambiente...Hago varios kilómetros junto a un pintoresco guiri con barba a lo ZZ Top y sin camiseta, al que un juez le obliga a ponérsela, a pesar de que llevaba el dorsal bien visible a la altura del pantalón. ¿No querían publicitar la carrera en Europa con lo de correr a 20º en Enero?...Mejor publicidad que ver a un nórdico sin camiseta corriendo en Invierno...


A pesar del subidón tengo muy presente las palabras de los veteranos que me dijeron que este Maratón comienza cuando pasas por primera vez por Meta. Que hay que llegar fresco como una rosa a ese punto. De caja voy perfecto, respiro muy cómodamente y las pulsaciones supongo que las tengo bajas. Pero muscularmente no termino de verme bien, me noto las piernas algo fatigadas.

Segunda Vuelta... ¡Ñossss cuanta gente!

Paso la Meta unos segundos por encima de las 2 horas justas, llega un momento temido... Pasas en un instante de ir en plena fiesta rodeado de corredores a ir casi tan solo como si hicieras la tirada larga dominical. Sin embargo a mi anímicamente no me afecta en absoluto, me conozco las calles de memoria y hacer esta ruta con 3 ó 4 corredores a mi alrededor es un lujazo para alguien que suele hacer esos metros más solo que la una.


Sin embargo cometo un error y voy un pelín más fuerte de lo que toca. Luis Doreste Silva - Avenida Marítima - Centro Comercial el Muelle, poco más de 3 kilómetros pero con viento en contra. Me concentro en mantener el ritmo previsto y hago esos metros sobre 5:35 o un poco menos, alcanzando y superando corredores uno detrás de otro. El ritmo era el previsto pero debí adaptarlo a las condiciones meteorológicas porque ir a 5:35 con ese freno eólico es como si hubiera ido a 5:20 en condiciones normales.

Veo Cuestas Donde No Existen

Al entrar por segunda vez en la zona portuaria, comienzo a notar pesadez en las piernas y lo que es aún más increíble, tengo la sensación de que esa parte tiene algún repechillo... ¿Cómo?... Por aquí he corrido decenas de veces, la zona es soporífera pero lo bueno que tiene es que hay kilómetros de carreteras bien asfaltadas y llanas por donde correr los fines de semana. ¿Piernas pesadas, cuestas donde no las hay? Algo empezaba a ir mal y solo estaba en el Km 25.

 Siguen Las Sorpresas... Avituallamiento Sin Agua

Por fin me acerco al avituallamiento del Km 26... Este está más lejos que ninguno porque el anterior estaba en el 20. Veo que los voluntarios me ofrecen un montón de vasos con isotónica, les grito "Agua...Agua...dame agua"... "No queda"...Otra vez la misma historia... Una carrera de más de 200000 € de presupuesto y tienes que aguantar desde el Km 20 hasta el 31 sin una gota de agua (Antonio acertó de pleno cargando con sus dos botellas)... Isotónica si había pero beberla de un vaso grande de plástico rígido parecido al de la foto era un reto muy difícil.

Con un vaso de papel tienes la opción de doblarlo para que el líquido salga por un pequeño orificio, pero con ese material hacerlo así era imposible. La única opción para poder beber adecuadamente era pararse un segundo, pero eso no entraba en mis planes, las piernas ya no iban finas y si me paro tan lejos de Meta no sé que hubiera pasado.

Así que hago lo que puedo, cojo dos vasos a la ida y otros dos a la vuelta e ingiero lo que entre. A mi estómago no entró mucho pero por mi cara, por mi nariz y por mis ojos tuve Aquarius para regalar.


Breve Resurrección por Las Canteras

Al salir de la zona portuaria y pasar por un puesto de esponjas donde remojo mi gorra, comienzo a sentir una pesadez de piernas absolutamente fuera de lo normal. Quedan más de 14 kilómetros pero de cintura para abajo ya voy como si llevara 40. Para colmo comienzo a temer que me den calambres... Lo que tristemente comienza a ocurrir inmediatamente aunque de forma muy leve. Me olvido por completo del reloj, que salgan los ritmos que salgan, mi objetivo es mantener un ritmo que me permita llegar a la Meta sin parar a caminar.

En el tramo que más miedo me daba (el segundo paso por Las Canteras) tengo una breve resurrección y vuelvo a ir más o menos cómodo, a pesar de que sigo muy cargado. Pienso que los kilómetros anteriores solo fueron un bache psicológico y que de ahí a Meta voy a aguantar bien.

Sin embargo al llegar al Auditorio poco a poco vuelve la pesadez y las molestias se agudizan... Subo la cuesta de Guanarteme lo más tranqui posible y al llegar arriba, muscularmente voy muerto... Siento pequeñas punzadas por todos los músculos de cintura para abajo... Avisos de que a la mínima me va  a dar un tirón de los gordos.

Las Abuelas Nórdicas No Se Rinden

Continúo cada vez más al estilo Abuela Nórdica. Voy como esas simpáticas corredoras que cierran todas las grandes maratones de Europa. Señoras de más de 60 años que se deslizan casi sin despegar los pies del suelo a ritmo lento pero seguro y que siempre acaban las carreras con una gran sonrisa en la cara. El dolor de piernas no me permite sonreir mucho pero en lo demás me comporto como si hubiera nacido en Estocolmo en 1942.

Me voy acercando a Mesa y López, al edificio de los taxistas, el punto que debía marcar mi despegue en la carrera, donde dejaría de ser conservador e iría subiendo el ritmo para acabar a lo grande. No estoy para absolutamente nada de eso, pero justo en ese punto diviso la camiseta azul de Sergio. Parece que va incluso más jodido que yo y en poco tiempo me pongo a su altura.

Le doy todos los ánimos que puedo y trato de tirar un poco de él para hacer kilómetros juntos, si es hasta la Meta pues incluso mejor. Sin embargo a Sergio los calambres no le permiten trotar muchos metros seguidos, tiene que pararse a caminar y me dice que tire pa´lante. 
Un placer coincidir con alguien tan grande, seguro que volveremos a compartir kilómetros.


No hay mucha gente en la calle pero cada vez voy recibiendo más ánimos del público. Mi ritmo y mi expresión delatan que lo estoy pasando mal pero cada palabra de ánimo me da aire para seguir un poco más. Ya no me importa el tiempo, solo quiero llegar a la Meta y hacerlo sin pararme a caminar, Las Abuelas Nórdicas No Se Rinden.

Luchando Contra el Dolor y Mis Pensamientos

De manera muy cansina van pasando los kilómetros, el dolor sigue subiendo y de vez en cuando noto pequeños espasmos en mis músculos. A veces inundan mi cabeza pensamientos como... "Párate... No vale la pena...". Pero cuando eso me pasa no paro de darme animos a mi mismo... "Venga Coño que para esto te has entrenado un montón de meses... Un poco más... Ya falta menos".


Enfilo León y Castillo, una larga calle que parece que no acaba nunca. Voy mirando casi siempre para el suelo porque si miro al frente y veo lo que me queda me hundo. Me concentro en mover las piernas lo más suavemente posible y en seguir avanzando. Por aquí también veo repechos que no existen.

Afortunadamente a partir del cruce con Juan XXIII comienzo a ver caras conocidas que me animan por mi nombre. Familiares, amigos, conocidos y desconocidos. Cada par de minutos alguien me reconoce y me da fuerzas.

Llego a San Telmo y un runner veterano me da ánimos al grito de "Vamos Pancho que ya lo tienes, 4 vueltas al Parque Romano y ya está"....¡Que subidón!... Muchas Gracias

Hasta aquí aguanté

Finalmente, como ya puse en la introducción, los calambres me hicieron detenerme al acabar la cuesta de la Calle Travieso. Pero cuando paré a caminar no tuve el desplome psicológico de Valencia, ahora no había más remedio pues estaba en juego llegar o no llegar. Ya estaba seguro que llegaría, solo quedaba el trámite de recorrer los 3000 metros que me separaban de la Meta.

Recta Final

Tardé unos 22 ó 23 minutos en hacer esos metros, caminaba en las cuestas y trataba de volver a correr un poco en las bajadas, hasta que mis músculos me daban otro aviso y paraba. Paso el martirio de la calle Mesa de León, con sus superadoquines y su cuestecilla hijaputa final, que todos los que vi en ese momento hicieron caminando, y enfilo Triana.

Me paro en el puesto médico pidiendo Reflex y la chica que me atiende me pregunta que donde me duele..."Échame por todas las piernas que me duele todo"... También me dan un Aquarius en su latita que me bebo tranquilamente mientras camino. Ya no queda nada 1000 metros y se acabó.
Intento hacer ese kilómetro trotando pero es imposible, al poco vuelven los calambres. Me cruzo con Luisa que va con una sonrisa a por su primer Maratón, ¡Felicidades Campeona! y por fin llego a la recta final.


Me duele hasta el último músculo de las piernas pero intento hacer esos 400 metros corriendo... Me tengo que parar 100 metros después y cuando veo a lo lejos a mi familia arranco de nuevo.

Toda la recta de Meta para mi. Familia, amigos y público en general todos pendiente de mis metros finales. ¡Que gran momento!, me dan un par de calambres bastante fuertes pero logro mantenerme corriendo, ahí está la pancarta. Abro los brazos, miro al cielo y se acabó.

Post Carrera

Objetivo cumplido, me hubiera gustado un momento de recogimiento pero las circustancias me lo impidieron. Nadie me ayudó a quitarme el Chip, aunque sí que me metían prisa para que lo devolviera, y me hicieron caminar un buen trecho para ir a mendigar a unos señores sentaditos en una mesa si por favor me podían dar mi medallita (Encima tras una buena espera junto un grupo de niños que había participado en el invento ese llamado 8x5200).

Sin embargo cada poco me cruzaba con algún amigo y me alegraba saber que todos habían logrado su objetivo. Casi todos sufriendo como nunca pero llegando hasta el final.

Intento que los fisios me arreglen el desaguisado que tengo en las piernas pero, cuando empiezan a tratarme, me empiezan a dar tirones que me hacen gritar como una parturienta novata.
Muy buen trato el recibido por estos grandes profesionales, pues recibí un servicio amable y muy competente de los dos chicos que me atendieron (Uno en las camillas y otro en la zona de estiramientos).


Salgo un poco menos tieso del CID que como entré y mientras me tomo mi segunda Erdinger veo como Quique cruza la Meta... ¡Bravo!...Unos minutos de tertulia con él y su primo Alejandro (otro MegaCrack nuevo Maratoniano) y para casa con un sabor algo agridulce en el cuerpo.

Sin embargo, según pasaron las horas, ese sabor se convirtió en alegría, y orgullo. Esto es lo grande del Maratón, que la carrera en la que peor tiempo haces es de la que te sientes más orgulloso.

Muchas Gracias a todos los que me animaron y se interesaron por mi durante y después de esta gran aventura.

Muchas Felicidades a todos por vuestras magníficas carreras.

Agradecimiento Especial a César y a La Fotógrafa Habitual por sus magníficas fotos.

Gracias a Alberto por pasarme un Aquarius fresquito en el Km 37,5.... Mejor tacho esto a ver si me van a descalificar y va a venir un juez de la RFEA a reclamar mi medalla.

Gracias a mis padres, hermanas, cuñados y sobrinos por pasarse una mañana de Domingo tirados en la calle para solo verme pasar.

 Más Fotos

Carreras del Sábado (Prebenjamin Masculino)



Eric (de naranja) en pleno sprint

Resoplando segundos antes de salir, un poco más atrás Sergio

Salida por Luis Doreste Silva













Grupo de Runners Twitteros que saben como disfrutar







Manolo sufriendo más de lo habitual para conseguir un espectacular sub 3:05
Ciclistas animadores
Jose camino de hacer un marcón en el día en que Todo Dios Petó
El gran Gonzalo disfrutando a pesar de los problemas...camino de una foto histórica con Manuel
Manuel sufriendo...y sonriendo (creo que presentía esos increíbles metros finales con el Sosaku)
Otro Finisher



Aspecto de la zona de Meta, segundos antes de mi llegada
Con Eric después de gritar como una loca por los calambres que me dieron en el CID
¿La auténtica Abuela Nórdica?


Abuelo Ruso cumpliendo su objetivo

Tertuliando en compañía de dos Maratonianos
Otra Finisher de las que no salen en la clasificación (a 5:30 desconectaron la alfombra)
Seguían llegando...
Héroe Italiano
... lo que costó bajar ese escalón
Ya sin la alfombra del chip a pesar de que algunos runners seguían llegando
Posado habitual
Con mi Personal Trainer

Apéndice

IV Gran Canaria Maratón

20 de Enero de 2013

Tiempo Oficial: 4:15:12
Tiempo Real: 4:13:35

Dorsal:381
Puesto General: 280 de 421*
Categoría Veterano Masculino A (M35): 56 de 76

Parciales
Km5                         28:14 (5:38,8 x Km)
C.1 (Km8,37)            47:29
Km10                       56:22 (Parcial 28:08 (5:37,6 x Km)
c.2 (Km11,65)        1:06:11
Km15                    1:25:17 (Parcial 28:55 (5:47,0 x Km)
Km20                    1:54:02 (Parcial 28:45 (5:45,0 x Km)
1/2 Maratón          2:00:22
Km26,2                 2:28:55 (Parcial 34:53 (5:37,6 x Km)
c.3                        2:48:35
Km31,2                 2:57:30 (Parcial 28:35 (5:43,0 x Km)
c.4                        3:07:45
Km36,2                 3:28:47 (Parcial 29:17 (5:51,4 x Km)
Km41,2                 4:05:11 (Parcial 36:24 (7:16,8 x Km)
Maratón               4:13:35

*En realidad el número de Finishers fue algo mayor del reflejado en la Clasificación Oficial, pues pude ver en vivo como llegaban aproximadamente una decena de corredores y corredoras por encima de las 5 horas 30 minutos.