sábado, 31 de agosto de 2013

Mi Gran Canaria Maratón Imaginario

Circuito Imaginario
Hace semanas que decidí cual sería mi 5º Maratón. He elegido la opción más sencilla y a la vez más emotiva. El Maratón de casa. El Gran Canaria Maratón.

No es la carrera perfecta: No es la más llana, ni la más animada y se pasa más calor del recomendable para este tipo de eventos. Pero es la prueba que no me puedo perder. Es la Maratón de casa, donde comparto alegrías y sufrimientos con un montón de amigos.

Por desgracia, en las últimas ediciones han habido diversos aspectos organizativos que han causado bastante polémica en los círculos runners locales. El circuito y sus (muy probables) metros extras por la calle Reyes Católicos fueron protagonistas en la edición del 2012, y en el 2013, de nuevo el recorrido, con un tramo por Vegueta, modificado a ultimísima hora, lleno de trampas, curvas y adoquines fue una de las principales quejas en las tertulias postcarrera.

Para la edición del 2014 se ha anunciado que de nuevo se modificará el tramo en el casco antiguo de la ciudad, pero a día de hoy el plano que aparece en la web de la carrera es el antiguo.

En mi modesta opinión, se debería hacer una profunda remodelación de sus 21,097 metros (la Maratón son dos vueltas). Con la ayuda del Google Earth, he dibujado el siguiente circuito. Es mi Gran Canaria Maratón Imaginario, un recorrido a mi juicio más animado y rápido que el actual. Ahí lo dejo por si alguien le quiere echar un vistazo.


Mejor al revés

Prefiero que el paseo por la ciudad de Las Palmas sea en sentido contrario al actual. Salida hacia el Sur, hacia la Calle Rafael Cabrera. Una larga y ancha avenida completamente recta hasta el Teatro Pérez Galdós. Haciéndolo así te ahorras el pequeño embudo que se forma junto a la Fuente Luminosa y del que se quejan especialmente los runners más rápidos.


El Paseo por Vegueta, al principio cuesta menos

Tras pasar por un pequeño tramo en zig zag sobre el Barranco de Guiniguada (ningún circuito es perfecto), nos adentramos en la zona más antigua de la ciudad. Vamos hasta el nuevo Palacio de Justicia, pasando antes por los antiguos Juzgados de San Agustín. Giro en la rotonda y vuelta hacia la Catedral por Reyes Católicos. Repechos y algunos adoquines... mejor hacerlos con las piernas frescas que en la recta final de carrera.

Volvemos a cruzar el Guiniguada y bajamos por la Calle Malteses hacia Triana... Nos olvidamos de la Calle Travieso y su cuesta adoquinada... que a tantos se nos ha atragantado en estos años.


Larga Recta, Primer Avituallamiento y después el Estadio Insular

Al llegar a la Calle Triana enfilamos una larga recta de casi 3 kilómetros, la Plaza de la Feria coincide más o menos con el 5º Kilómetro del recorrido, luego es un punto ideal para el primer avituallamiento, que al estar situado a escasos 100 metros de la zona de Salida/Meta facilita mucho la logística.
Se continúa un buen trecho por León y Castillo hasta llegar a la calle Rafael Ramírez en Ciudad Jardín. Suave cuesta de unos 300 metros a la sombra de las palmeras hasta llegar a la Calle Pio XII y de ahí directos al Estadio Insular, antiguo refugio de la Unión Deportiva.


Alcaravaneras - Mesa y López - Guanarteme - Las Canteras

Accedemos a la Avenida de Mesa y López a través de la calle Menéndez y Pelayo, y a partir de ahí hasta el Km 14 el recorrido es el mismo del actual pero en sentido contrario. Los tramos que ahora son en subida pasan a ser en bajada y viceversa. Segundo avituallamiento entre los Kms 9-10 por Guanarteme y el tercero justo al salir del Paseo de Las Canteras (Calle Ferreras Km 14).


Sigue la Guagua Turística... ahora el Castillo de La Luz

Los principales maratones de hoy en día son una especie de Bus Turístico (Guagua en mi pueblo), se trata de pasar por delante de la mayor parte posible de los monumentos, edificios y puntos de interés de la ciudad. Con este recorrido se pasa por delante del Teatro Pérez Galdós, el Cementerio de Vegueta, el Estadio Insular, el Castillo de La Luz y el Edificio Miller. Si realmente queremos vender esta carrera como algo atractivo para Runners Turistas, ¿Por qué no hacerlo a lo grande?.

Salimos de Las Canteras, enfilamos la Calle Juan Rejón, pasamos junto al Castillo de La Luz (probablemente el edificio más importante en la historia de la ciudad) y nos introducimos en la zona portuaria, donde hacemos un recorrido de menos de la mitad de metros del que se hace actualmente. Sólo es entrar y enfilar dirección Sur hacia la salida junto al Parque Santa Catalina (Poco más de 1 kilómetro).

Atravesamos el pavimento sobre el intercambiador de Santa Catalina, pasamos junto al Edificio Miller y de ahí a la calle Jaime Blanco (Junto al famoso Parque).


Torre Las Palmas - Avenida Marítima

Tras pasar frente a la Base Naval, giramos hacia Mesa y López y ahí conectamos con otro tramo idéntico al que se ha hecho estos años, y en el mismo sentido: Presidente Alvear-Barcelona-Luis Antúnez-Leopoldo Matos-Avituallamiento (Km 18,5)-Puccini-Hermanos García de la Torre-León y Castillo. En este punto giramos hacia el Norte en dirección al Edificio Torre Las Palmas, lo bordeamos y continuamos por la Avenida Marítima por el carril más pegado al Parque Romano (no es necesario más espacio pues a estas alturas la fila de runners estará ya muy dispersa). Curva en Juan XXIII y la recta final por Luis Doreste Silva.


Esta sería mi propuesta, una más de las muchas variantes que se pueden hacer. No tengo medios para saber si tiene la distancia exacta de una Media Maratón (21,097 metros) pero creo que está muy cerca. Tampoco sé si es factible cortar diversas calles que he incluido, pero en algunas zonas como Vegueta o el Parque Blanco, se me ocurren varias variantes para adaptarlo a las medidas o a los problemas con el tráfico.

Nuevo Recorrido de los 10 Kilómetros


Logicamente, el recorrido de la carrera de 10 Kilómetros también se modificaría, quedando como se ve. Mismo circuito que las otras carreras hasta el Km 7, luego un pequeño callejeo por Ciudad Jardín hasta Torre Las Palmas y de ahí a la Meta.

Otras Propuestas para mejorar la carrera

Desde mi punto de vista también se pueden mejorar otros aspectos del evento tales como:

- Horario de la prueba: Cuanto más pronto se dé la salida menos problemas para el tráfico y los corredores (no es lo mismo el calor de las 11 que el de las 12:30). Salida a las 8:00 u 8:30 A.M.

- Avituallamientos en la 2ª Vuelta: En los puntos de agua para esponjas (que podrían estar situados en los Km 2.5, 7, 11.5 y 16.5) se debería repartir agua en la segunda vuelta. En la segunda parte de una maratón hace falta refrescarse cada poco tiempo.

- Liebres: Deberían encargarse de marcar los diferentes ritmos (al menos 3:00, 3:30, 4:00 y 4:30) corredores en vez de ciclistas. Podría ser una especie de homenaje a Runners ilustres de la isla. Es mucho más ameno y sencillo seguir el ritmo de otro corredor que el de una bicicleta cuya velocidad es mucho más irregular.

- Entrega del chip y la Medalla Finisher: Se debería facilitar el trámite. Muchas veces llegamos con las fuerzas muy muy justas. Si nos ayudaran a quitarnos el Chip y nos entregaran la Medalla, justo en el momento de cruzar la Meta, nos quedaríamos con un gran recuerdo a pesar del cansancio y el dolor.

Estas son las propuestas que hago para la gran carrera de mi ciudad. Realmente no me importa quien organice la prueba, lo único que pretendo con estas aportaciones es que esta Maratón sea lo mejor posible. Creo que entre todos podemos ir aportando ideas y sugerencias para que el evento vaya evolucionando a mejor año a año, pues eso es realmente lo que importa, sobre todo a los Maratonianos locales, ya que es todo un lujo poder correr toda una Maratón en casa.

miércoles, 28 de agosto de 2013

#PostureoRunner


#PostureoRunner: Dícese del acto de ir a la última en modelito de camiseta, zapatillas o cualquier cachibache que acompaña al Runner en su peregrinaje por las calles y parques de su lugar de residencia. 
Si además va acompañado de autofotos colgadas públicamente en cualquier Red Social puede denotar los primeros síntomas de diversos problemas psicológicos de difícil tratamiento.

Mil Gracias a los amigos de La Bolsa del Corredor por el detallazo. A partir de hoy soy #LentoperoFashion

lunes, 19 de agosto de 2013

¡No lo Hagas!... Aunque lo veas por la TV

Somos animales, y por tanto tendemos a imitar lo que vemos. Recientemente han finalizado los Mundiales de Atletismo de Moscú y muchos intentarán emular a los atletas más destacados. Habrán niños y niñas que ahora mismo estén deseando correr tan rápido o saltar tan alto como el atleta que se llevó la Medalla de Oro. Pero debemos tener cuidado en que comportamientos imitar, pues hay algunos ejemplos que de copiarlos nos pueden llevar a ser todo un #Runnerdemierda

Hay cosas que no podemos elegir. Muchos de nosotros no quedaremos de los primeros en una carrera ni bajaremos de tal marca ni aunque entrenemos 25 horas al día. Pero tener ética y dignidad no tiene nada que ver con el ritmo o velocidad al que nos movamos.

7 cosas que nunca debes hacer... ¡Ni aunque lo veas por la tele!

Chupar Rueda No Mola


De vez en cuando viene bien que te marquen el ritmo cuando vamos buscando una MMP. Pero chupar rueda 40 Kilómetros, sin dirigirle la palabra a tu compañero/a de la carretera, meterle el hachazo al final y dejarlo tirado cual MegaPringado, no mola en absoluto. Ya lo puede hacer una Keniata campeona olímpica que un trotón de más de 4 Horas, en ambos casos solo será recordado como un jeta.

Celebrar la descalificación / abandono de un compañero... Lo Peor de lo Peor


Puede que llegue el día que seas tan rápido que te codees con lo que buscan el Podium. Un exitazo acompañado de su medalla e incluso de su cheque. No te dejes cegar por el brillo de los metales ni por la codicia del dinero. No celebres la descalificación del runner que te precede ni aunque sea merecida. Piensa que los que te vean solo se quedarán con eso, no serás el que quedó en tal carrera, serás el Hijop### que celebró la derrota del compañero.

Si te retiras de una carrera que sea porque no puedes hacer ni un metro más


El sacrificio del trabajo duro de meses e incluso años, muchas veces no es recompensado con la marca o el puesto que deseamos, pero que ese no sea el motivo para abandonar una Maratón a 3 kilómetros de la llegada. Es una falta de respeto al Dios Filípides y todo su Olimpo de millones de devotos seguidores. Si te retiras que sea porque no puedes más, que no sea porque no vas a coger medalla o no vayas a hacer tu Marca Personal.

 Respeta a los demás en los Avituallamientos


Piensa que no eres el único que tiene sed, respeta a tus colegas del asfalto. No te cruces a lo bestia, no te pares en medio del tumulto y por supuesto ni se te ocurra tirar la botellita a los pies de los rivales, mientras miras de reojo a ver si les fastidias un tobillo.

Esta imagen no es del último Mundial, es de los Juegos Olímpicos de Londres, pero es tan bestia que merece un sitio en esta entrada. Etíopes dejando botellítas a los pies de las keniatas... ¡Y lo hicieron varias veces!. #ComportamientoDeportivo5Tenedores...en el ojo del rival

No des excusas patéticas


El día después es el día de las excusas... es el día del Había entrenado como nunca pero no sé que me pasó... el día del Hacía demasiado calor... del Hacía demasiado frío... el día que siempre el desayuno sienta mal y el gel que te has tomado mil veces te cae como el culo... el día de las mil justificaciones.

La Perla de #Moscú2013 se la lleva el español Sergio Sánchez, "No he podido dormir bien en toda la noche. He intentado activarme pero me he visto sin fuerzas".

Como si no hubieran mil remedios para coger el sueño. Que levante la mano el runner que pueda dormir más de 4 horas seguidas la noche antes de una Maratón.

No pierdas la portunidad de ser una Leyenda del Barefoot


Aunque te quedes sin la suela de tu zapatilla antes del kilómetro 20 de una carrera de 50 Kms no te vayas para la ducha. Quítate las zapatillas (lo que queda de ellas), los calcetines y acaba descalzo aunque seas el último. Te convertirás, al instante, en la gran leyenda viva del Barefoot Running.

Prohibidas las Lágrimas de Cocodrilo



Hasta el macho más machote acaba soltando una lagrimita después de una gran gesta personal, pero no siempre el cuerpo te pide lágrimas. Puede que sólo te pida risas o alegría, o que ya seas tan frío e insensible que te de igual todo.

Si no tienes ganas de llorar no finjas, que se nota a la legua. Las lágrimas de mentira dan vergüenza ajena. ¿Cómo diferenciar unas de verdad de unas de mentira?, viendo el siguiente video (+). Fragmento a 0 horas 40 minutos, Rusa homófoba haciendo como que llora mientras sus ojos están más secos que el Barranco de Guiniguada... Fragmento 1 hora 17 minutos, Keniata llorando de verdad (con sus ríos por la mejillas y sus mocos en la nariz).

miércoles, 7 de agosto de 2013

Trail de Haría -Copa HTT-

(Foto de Antonio M. Navas)
En mi tierra, cuando queremos decir que alguien es un fuera de serie, un crack, un máquina o un tío de puta madre decimos que es un Puntal. La palabra proviene de la Lucha Canaria, donde el Puntal es el mejor luchador del equipo.

Por si todavía hay alguien que no conozca a Antonio, aquí les presento al auténtico Puntal de la isla de Lanzarote. Tiene un corazón que no le cabe en el pecho y gracias a él disfrutamos a tope de un Trail tan duro como este. 

Nos hizo un completísimo estudio previo del recorrido, nos llevó a cada rincón de la isla que le pedimos, durante la carrera me hizo un book de fotos que ya querrían para sí todos los Jornet, Chaigneau y Krupicka de la montaña, y sobretodo, nos obsequió con su simpatía y buen rollo cada segundo que pasamos con él.
¡¡Un millón de gracias por todo!!

Esta es mi crónica del Trail de Haría (Copa HTT), más de 17 kilómetros y 1700 metros de desnivel de tierra, arena, piedras y sol.


A las 9 en punto se dio la salida. Menos de un centenar de Trail Runners y un par de docenas de senderistas. Los senderistas hacen una ruta más corta (unos 11 Kms) aunque compartimos circuito en muchas zonas.

En los minutos previos a la carrera nos damos cuenta que somos los bichos raros del lugar. Somos casi los únicos que no tienen pintas de ser expertos y rápidos en la montaña. Salvo a Antonio, que ya lleva un montón de Trails y Ultratrails a sus espaldas, al resto del equipo (Lobillo, Gonzalo y yo) se nos nota a la legua que a la montaña solo vamos de paseo (sobretodo a mi). Además como nadie nos conoce, más de uno nos mira pensando... Estos tíos no tienen ni idea de donde se han metido...

Primera cuesta, al fondo en lo alto la cabeza de carrera (Foto de Antonio M. Navas)
En teoría hay salida neutralizada pero desde el primer metro todos van con el turbo a tope. Lobillo y Gonzalo tiran pa´lante con el pelotón de músculos y camel-backs, mientras Antonio y yo nos lo tomamos con más calma. A los pocos minutos, mientras afrontamos la primera de muchas cuestas de esas que te obligan a caminar, miro hacia atrás y veo que solo llevo 3 ó 4 runners detrás.

Pienso que esto es muy largo y que según pasen los kilómetros comenzaré a recoger cadáveres, pero lo cierto es que apenas remonté posiciones en todo el recorrido.

El desierto sobre el Kilómetro 5, detrás sólo 1 corredora (Foto de Antonio M. Navas)
Me voy quedando sólo. Los primeros kilómetros son realmente duros, subidas pronunciadas y firme irregular de piedras y arena suelta. Empiezo a preguntarme si ha sido buena idea meterse en este lio.

En los llanos y las subidas soy torpe. Pero en las bajadas parezco una vieja inútil. Está claro que en este tipo de carreras no todo es fuerza y velocidad, hay que tener una técnica que sólo se aprende echándole horas por el campo (Algo que yo, evidentemente, no he hecho).

Me lo tomo con tranquilidad, bebiendo agua bien fresquita, gracias a otro truco de maratoniano apañao consistente en dejar el bidón lleno de agua en el congelador toda la noche... Poco antes de empezar a correr aquello aún es un bloque de hielo, pero entre el calor y el meneo en pocos minutos está perfecto.

Disfrutando de la vista de Famara  (Foto de Antonio M. Navas)
Hasta que no divisé la vista de la foto con la playa de Famara al fondo no comencé a disfrutar de la prueba. Los primeros 5 ó 6 kilómetros fueron un pequeño calvario con tanta cuesta, pero llegar a ese punto (donde me esperaba, para variar, mi amigo Antonio) significó mi renacer en la carrera. Por ese Fotón merecía la pena el esfuerzo.

Arriba del todo la vista es aún mejor y paramos un minutillo para hacer unas cuantas fotos (de ese momento es la autofoto de cabecera). Nos alcanza una chica que hizo con nosotros casi todo el recorrido y los tres nos lanzamos al descenso... Bueno más bien ellos se lanzaron, yo me arrastré porque entre lo torpe que soy y el tremendo acantilado que había a mi derecha, no era plan de hacer parapente sin parapente.

Un tramito para correr en el Km 8 con Haría al fondo (Foto de Antonio M. Navas)
Al acabar dicho descenso venía un tramo de pista donde por fin se podía correr con normalidad, ¡¡Coño mi terreno!!... No creo que fuera ni siquiera 1 kilómetro pero me supo a gloria.

Después el único avituallamiento y a reptar cuesta arriba de nuevo (encima ya sin mi agua helada particular, pues al mezclar lo que me quedaba con lo que había para repostar, la mezcla quedó a la temperatura de la segunda, es decir caliente). Único pero a una organización más que correcta con recorrido perfectamente balizado donde era imposible perderte.

Km 10, más cuestas y la misma corredora de antes detrás (Foto de Antonio M. Navas)
Tras culminar el enésimo ascenso (este particularmente duro), pasamos por otro tramo de pista que nos conducía al bosquecillo, que más que un bosquecillo parecía otro desierto más, y nos metimos por un estrecho barranco cuesta abajo.

Cada vez que venía un tramo de bajada me acojonaba, pero afortunadamente, este no era tan técnico y casi siempre se podía trotar por él sin dificultad. Entre eso, que era la zona de la carrera donde menos calor hacía y que, iluso de mi, pensaba que lo peor ya había pasado, disfruté de lo lindo.

Bajando con el bosquecillo al fondo... definitivamente no tengo pinta de Trail Runner (Foto Tri Lanzarote)
Nos vamos acercando al pueblo e incluso se oye la megafonía de Meta, no tengo ni idea de cuanto falta y se lo pregunto a mi guía particular...

- ¿Falta Mucho?
- Queda lo peor... Hay que subir hasta allá arriba.

La leche, apenas quedaban 3 kilómetros pero había que pegarse otro tramo que era casi de escalada. Según nos acercamos la cosa pintaba peor... Tíos en lo alto a cuatro patas, cada vez más calor y mi botella sin una gota de agua.

Le echamos eggs y al golpito fuimos subiendo, de vez en cuando había que subir pequeños muretes de piedra y en una de esas me da un aviso el isquio de la pierna izquierda... Antonio se queja poco después de los gemelos y más adelante vemos a un senderista en una piedra también con calambres.

Definitivamente este tramo final era una tortura. Por fin lo superamos y, más caminando que trotando, nos acercamos hacia el descenso final hacia la Meta.

Así quedaron mis zapatillas... y eso que la foto es de después de echarles 1 litro de agua (Foto de Antonio M. Navas)
El rollo de siempre... Bajada a tumba abierta y los corredores que llevo alrededor me sacan 100 metros de cada 50. Llego abajo, callejeamos y le digo a Antonio (que de nuevo estaba parado grabando videos y sacando fotos) que por favor me diga que la meta está ahí mismo que ya voy con lo justo.

- Todavía queda casi 1 kilómetro.

Resignación y pa´lante... coño que largos son estos 17 Kilómetros.

Vamos por un callejón estrecho y al fondo hay un túnel oscuro.

- ¿Por dónde?.. le decimos a un voluntario.
- Tira por en medio, que aunque no se vea se puede pasar bien.

Le hago caso, entro en la oscuridad, doy tres pasos, intuyo una especie de escalón y cuando lo piso es puro fango.

- ¡¡¡Nooooooooo!!! Mis playeras nuevas.

Pensamiento estúpido de niño chico elevado al cubo... ya estaban hechas un asco después de 2 horas y pico de tierra... pero es que me llegó el fango hasta el tobillo.

Casi a la pata coja, por el sobrepeso de barro en el pié derecho, afrontamos por fin la recta final y entro en Meta.

Algo más de 2 horas 22 minutos de aventura... Puesto 84 de 94 Finishers, el 80 de 84 en Categoría Masculina y el 24 de 25 en M35... Vamos que casi casi llegué con el coche escoba.

Con Lobillo (y su sandía), Gonzalo y Antonio (Foto de Antonio M. Navas)
Refrigerio en Meta, vemos a Gonzalo y José Lobillo que llevan más de 20 minutos descansando, Antonio saluda a media carrera y para el coche con las piernas cascadas pero una buena experiencia en el corazón.

P.D.: A pesar de llegar el último del trío venido desde Gran Canaria, debo decir en mi defensa que fuí el único que no tuvo calambres en las horas siguientes. Las piernas tiesas tres días, pero calambres, con sus consiguientes gritos de dolor, ninguno.

martes, 6 de agosto de 2013

36 Horas Afortunadas

Foto de Antonio Manuel Navas
Me siento afortunado por tener la oportunidad de compartir mi tiempo con gente tan amable y generosa como la que he conocido en estos últimos años. 

Como cuando quedas con un amigo para ver un partido de fútbol que no te interesa o con la chica que te gusta para ir a un concierto de un grupo que no te gusta, la carrera de montaña por el Municipio de Haría no era más que un pretexto para compartir día y medio con mis Hermanos de Sangre del mundo del Running.

Esta es mi crónica de 36 horas intensas y divertidas por la bella isla de Lanzarote.

Foto de La Bolsa del Corredor
Sábado 3 de Agosto

4:30. Suena el despertador, feliz y contento me levanto.

5:30. Salgo de casa, las calles desiertas. La maleta de un runner, las risas de un par de borrachos y los pasos de una chica que camina descalza con los tacones en la mano... La marcha No-Atlética es lo que tiene.

5:40. El Señor Sosaku me recoje puntual.

5:50. El Señor Lobillo se presenta con 5 minutos de retraso.

7:00. Despegamos desde el Aeropuerto de Gando. Según nos acercamos a Lanzarote el avión da un par de sacudidas, parece que el día se ha levantado ventoso.

7:45. Aterrizamos sin novedad, el meneito del avión me produce incomodidad estomacal... No era miedo, seguramente el Donut me sentó mal (en Binter no dan ambrosías en Verano).

8:00. Llegamos al complejo Sands Beach en Costa Teguise, nos espera Joan (uno de los capos de La Bolsa del Corredor, sitio de internet imprescindible para todo el que esté enganchado al running). La conexión es inmediata.

8:30. Acompañamos al grupo del Reto Frankfurt en su entreno matutino. José Castilla dirige las operaciones, su curriculum nos impresiona (2 veces campeón de Europa, 4 veces paralímpico...) y su sencillez y sabiduría nos maravilla.

9:30. Tras el rodaje, nos duchamos 5 corredores en el mismo baño en menos de 30 minutos... Uno por uno... No sean mal pensados.

10:00. Desayuno potente pa´recuperar.


11:00. Bañito piscinero. El Señor Sosaku se pone protector solar de Hello Kitty.

12:00. Tertulia Runner-Piscinera.

13:00. Sigue la charla. Un ratito en el agua, un ratito en la hamaca.

14:00. Más palique.


15:00. Abandonamos la piscina... Sin darme cuenta, al llevar tanto tiempo entretenido bajo el sol, me he acabado quemando la espalda... Debería haberme puesto el protector de Hello Kitty.

16:00. Tomamos posesión de nuestro amplio apartamento para tres. Hay dos habitaciones, una con una cama de matrimonio y la otra con dos individuales. El señor Lobillo organiza un sorteo para ver quien se queda con la cama grande... el premio se lo lleva el que organiza el sorteo.

16:30. Antonio nos recoje para ir a buscar el dorsal de la carrera a Punta Mujeres. Apenas lleva unos minutos en la isla porque acaba de llegar de unas vacaciones familiares. No hay problema, le tenemos para lo que necesitemos. Generosidad Infinita elevada a la enésima potencia.

17:30. Tras cumplir el trámite del numerito, comemos algo ligero en un chiringuito en la Playa de La Garita. Soy el único que pide cerveza con alcohol...


20:00. Seguimos la animada conversación en la sobremesa, en el camino de vuelta y tomando un cafecito por Costa Teguise. Nos despedimos del bueno de Antonio hasta el día siguiente.

21:00. Los amigos de la Bolsa del Corredor nos invitan a cenar. Esquisitos manjares preparados por ellos... y sobretodo por ellas.

23:59. Tertulia 5 estrellas, las horas pasan volando... casi fastidia tener una carrera al día siguiente, porque eso significa que ya hay que ir pensando en retirarse a descansar.


Domingo 4 de Agosto

00:45. Nos retiramos a dormir. Nos despedimos con pena porque mañana será complicado coincidir con ellos. ¡Mucha suerte en ese reto por el Maratón de Frankfurt! (absolutamente recomendable el blog de Francis Campos, donde se puede seguir su evolución camino de sus primeros 42195 metros).

1:00. Me meto en la cama.

1:10. El señor Sosaku se acuesta y tarda exactamente 2 segundos 98 centésimas en ponerse a roncar.

1:30. Me duermo.

5:30. Me despierto sobresaltado, veo una luz al fondo y pienso que ya es de día y que nos hemos dormido. Falsa Alarma... se nos quedó encendida una luz en el salón... me vuelvo a acostar. El señor Sosaku sigue con su recital a todo pulmón ¡Larga vida al Rock & Roll!

6:15. Suena el despertador, ahora sí que toca levantarse.


6:30. Rutinas habituales antes de una carrera... Visita al señor Roca, vaselina, dorsal, ropa de faena... Mis compis de piso se van despertando.

7:15. Suave desayuno en el Buffet. Cuesta encontrar el equilibrio entre comer lo justo y necesario y lo que realmente le apetece a uno.

7:45. Antonio acude nuevamente al rescate y nos recoge para llevarnos a la carrera.

9:00. Trail HTT Haría, 17,5 Kms con más de 1700 metros de desnivel. [La crónica de la carrera en la próxima entrada].

11:22. Acabo la carrera bastante cansado pero satisfecho, una de mis flamantes nuevas zapatillas de running acaba con barro hasta el tobillo. ¿Barro hasta el tobillo en una carrera en una zona tan desértica como Lanzarote en pleno mes de Agosto?... Pues sí.

12:30. Regresamos al apartamento. Me ducho yo y mi zapatilla.

13:15. Le decimos hasta pronto a Joan. ¡¡Un millón de gracias por todo!!.

13:45. Suave paseo de 10 minutillos hasta el Centro Comercial Las Cucharas que, con calor y las piernas cascadas por el esfuerzo, se acaban haciendo largos.

14:00. Pizza tropical en la Pizzería PortoBello. Buena comida y trato muy amable. La propietaria del local nos invita a los cafés. Vaya racha que llevamos por la isla, todo con el que nos cruzamos nos trata como a marqueses.

16:00. Vuelta a Sands Beach ya con algo más de fuerzas.

16:45. De nuevo SuperAntonio al rescate, otra vez nos hace de chófer particular y nos lleva al Aeropuerto.

17:30. Binter nos informa que, como lo hemos pasado tan bien y nos gusta tanto la isla y su gente, nos regala una hora más de estancia en Lanzarote.

19:15. El avión despega, Bye Bye Lanzarote!

20:30. Vuelo sin turbulencias (... y por tanto sin cagalera) y trayecto en coche hasta casa. Abrazos, despedidas y ganas de repetir la experiencia.