jueves, 6 de septiembre de 2012

El Confital


Hay pocas zonas en Las Palmas donde uno puede disfrutar tanto de esto de correr como en El Confital. Naturaleza, aire puro y mar, senderos polvorientos donde sudar la gota gorda y sentir el subidón de The Flow o el Hachazo del Tío del Mazo.
Unos cuantos kilómetros de caminos y cuestas para exprimir al más valiente. De hecho la mayoría de los runners que frecuentan la zona son Trail-Runners, facilmente identificables por sus piernas fuertes, robustas y de un grosor mayor que las de los corredores mimados por el asfalto y los parques poco exigentes (entre los que por supuesto me encuentro). 
Aprovechando una tarde veraniega espectacular, me fui de paseo por el lugar e hice unas cuántas fotos para adornar este diario con una de las entradas del estilo de las que solía hacer en los principios de este blog, los Sitios por donde corro


Cuando era un niño, El Confital era una de esas zonas de mi ciudad donde todo el mundo te decía que no tenías que ir ni loco. Lleno de chabolas y jacosos (consumidores de heroína en canario), muy poco tiene que ver con el paisaje casi virgen que presenta hoy en día. Esperemos que se mantenga y se conserve así o incluso mejor por muchos años, pues si nos descuidamos cualquier día nos plantan ahí mismo, un restaurante, un hotel o unos dúplex monísimos de la muerte con unas vistas tope guay.


Normalmente corro por aquí durante las tiradas largas que hago por la playa de Las Canteras, llegando a los senderos con las piernas calentitas después de un par de buenos repechos por la zona de La Puntilla, siempre con el mar como tentador acompañante...la de veces que sudando a chorros me he quedado mirando al océano pensando en los cojonudo que me sentaría un bañito.
Hasta ahora no me he salido de la carretera principal, dejando para el futuro el reto de subir por los senderos que llevan hasta lo alto de las montañas.


La zona curte que da gusto pues aparte de los repechos, las piedras y demás, el viento suele pegar duro y cuando hace calor aquello es un pequeño infierno. Pero todo queda compensado por la sensación de libertad que da correr por un paisaje poco frecuentado y salvaje en el mismo corazón de una ciudad de casi 400000 habitantes...y lo de las vistas sobra decirlo, las fotos hablan por sí solas.


También nos encontramos con interesantes vestigios de la historia de Gran Canaria, que pasan desapercibidos para casi todo el mundo mientras se deterioran, como la Cueva de los Canarios (yacimiento arqueológico de los aborígenes canarios, en la actualidad hogar de indigentes y sintecho), las antiguas salinas (de las que solo quedan un par de muros medio derruidos) o los nidos de ametralladoras que se construyeron al principio de la Segunda Guerra Mundial por toda la isla en previsión de una invasión británica en 1941 (Churchill tenía 20000 soldados preparados para la Operación Pilgrim), que hoy solo sirven de baño público para algún cochino de dos patas que pasa por ahí.


Un lugar para disfrutar y acabar con la lengua fuera de pura diversión.



Saludos a los amigos que me reconocieron y felicitaron por el blog mientras estaba en el Paseo de madera...mil perdones pero me he vuelto a olvidar de los nombres...¡100000 Gracias por leerme! ¡Ojalá nos encontremos corriendo por ahí!

22 comentarios:

  1. Muy buena entrada con unas fotos muy bonitas, que ilustran por donde quemais zapatillas, un buen lugar para fortalecerse física y mentalmente....para disfrutar de la libertad y soledad del runner...pero con una gran ventaja...El mar.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es un sitio maravilloso. Pero en temporada de asfalto nunca voy porque ralentiza los ritmos y sobre todo por miedo a joderme los tobillos. Hasta este verano llevaba mucho tiempo sin ir. Y más allá de la carretera principal hay un mundo por descubrir, mucho más allá de Las Coloradas, más allá de Orion, cerca de la puerta de Tanhausser...

    ResponderEliminar
  3. Preciosas fotos y envidia sana por poder correr en estos parajes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Muy guapas las fotos Pancho, esas colinas parece que te estan invitando a subirlas y poner los cuadriceps duros como el granito, para luego volver a bajar a toda pastilla y meter las piernas en el agua fresquita del mar, no hay nada mejor....
    gracias por compartirlas, esta bien hacer un poco de turismos sin movernos de la silla.
    un abrazo compi

    ResponderEliminar
  5. Muy bonitas las fotos! cada vez que leo una entrada sobre el confi pienso que ya es hora de acercarse a probar un entreno por allí. A ver si con esta lo consigo por fín!

    ResponderEliminar
  6. Yo solo he ido una vez a entrenar ahí. Tendré que volver cuando haga tiradas largas, jejeje
    Fue un lugar que me gustó mucho, incluso por momentos me parecía estar por San Antonio, en Ibiza! jejeje
    saludos

    ResponderEliminar
  7. Parece una zona maravillosa para ir. La verdad es que este tipo de zonas es complicado encontrarlas en la ciudades así que a disfrutarla.

    Por cierto, las fotos están muy bien.

    ResponderEliminar
  8. Genial entrada y muy buenas las fotos Pancho! A veces he pasado por la entrada cuando hago alguna tirada por Las Canteras, pero nunca me he animado a entrar. Entre esta entrada tuya y otra que puso Gonzalo hace unos meses me está picando el gusanillo! :-)

    ResponderEliminar
  9. Buenas Pancho...a mi me encanta El Confital también...este domingo me asomaré un poquito por allí para disfrutar de una tiradita por el Paseo de Las Canteras...un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Buena zona de entrenamientos tienes, amigo! Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Solo estado una vez por allí, paseando. Lo de entrenar allí si tiene que ser duro y bello.

    ResponderEliminar
  12. Mejor este paisaje actual que el antaño de chavolas y jacosos.. Encima puedes disfrutar del flow y tus lectores de reconocerte y saludarte... Muy bonito el paisaje. Muy bonito las Palmas. Muy bonito todo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Tiene una pinta muy buena. Sólo falta que la próxima foto sea desde arriba de uno de esos cerros...a por ellos.

    ResponderEliminar
  14. Tiene toda la pinta de ser una zona muy tranquila, donde puedas hacer tus salidas contigo mismo lejos de los ruidos y las prisas. Los fotos al menos así lo reflejan...

    Saludos y a disfrutar de esos parajes idílicos...

    ResponderEliminar
  15. Que envidia poder entrenar por esos caminos llenos de naturaleza y no de coches y de humos.

    ResponderEliminar
  16. Pancho esos caminos fuera de la carretera te están esperando. Paisaje agrestre, pero muy sugestivo, precioso.

    ResponderEliminar
  17. Mira que he ido cientos de veces por ahí, y cada vez me gusta más. A ver si puedes escribir una II parte con las fotos de los senderos que suben a la montaña ;)

    ResponderEliminar
  18. Apunto recorrido por si me quedan fuerzas para correr la semana después de la maratón de Valencia. Estaremos en Gran Canarias los 4 días después de la carrera.

    ResponderEliminar
  19. Un paisaje bastante diferente de lo que tenemos por aqui, ni mejor ni peor, solo diferente, que tambien tendra sus partes buenas. Un saludico y te seguire a partir de ahora.

    ResponderEliminar
  20. Ufff Pancho, da calor solo de verlo. Muy didáctica la entrada.

    ResponderEliminar
  21. Y yo que siempre me doy la vuelta justo a la entrada :)

    Ahora no toca pero cuando me ponga en modo Trans alguna carrera caerá por allí.

    ResponderEliminar
  22. Y disfrutando de esos parajes ¿porqué volvéis al feo y duro asfalto? ;)

    Preciosas fotos

    ResponderEliminar