jueves, 29 de marzo de 2012

XXXIV Marató de Barcelona

Ahí estoy, dándolo todo con la gorra pa´tras en la recta final tras la interminable subidita por el Paralelo. Como puse en mi anterior entrada, decidí asegurar al máximo. Puse 5 defensas, un triple pivote, un centrocampista y un media punta. Esta carrera quería disfrutarla y lo logré. Por algún lado leí, hace un par de semanas, que una Maratón se corre así: "La Media Maratón hay que pasarla silbando, del km 21 al 32 se corre, del 32 al 40 se sufre y del 40 al final se toca el cielo". Yo llegué silbando al Km 32, a partir de ahí comencé a correr un poquito, por supuesto fuí tocando el cielo un buen rato en esos maravillosos kilómetros finales por el centro de Barcelona e incluso sufrí en los famosos 2000 metros del  Paral·lel.
Esta es mi crónica de la 34ª Marató de Barcelona. De todo lo vivido antes, durante y después. Si tienes ganas de leerla de un tirón, pasa antes por el baño y por la nevera porque me ha quedado larga de cojones. Una maravillosa Maratón merece una crónica descomunal (si no por lo buena al menos por lo larga).

LAS HORAS PREVIAS
El Viernes por la noche aterricé en Barcelona, lo primero que hice fue adelantar dos horitas la hora de mi móvil y mi reloj. Todo por prepararme para el Madrugón con adelanto de hora incluido del Domingo. Cenita en un Restaurante Coreano y a descansar.
El Sábado, tras desayunar, doy un suave paseo por la zona de Paseo de Gracia y Paseo de Sant Joan. Por ahí está pintada la rayita azul que tantos locos seguiremos al día siguiente. Todas las zonas por las que la veo son en cuesta, me empiezo a dar cuenta que este Maratón no es tan llano como pensaba.
Tras una comilona bestial en un italiano cerca de la Plaza de Urquinaona (las raciones eran tan grandes, que no tuve que preocuparme por donde cenar pues con las sobras tenía más que suficiente para cargar el cuerpo con carbohidratos por un tubo), me dirigo a buscar el dorsal y a encontrame con un montón de amigos.


Nada más acercarme a la puerta ya reconozco a un montón de chalados a los que sigo desde hace tiempo: Marcos (Bel_ga_rion), Isidro, Manuel Tintoré, Raúl, Rafa (Abuelo Runner)....Sin haberlos visto en persona nunca, parece que nos conocemos desde hace mucho. Complicidad, cariño, cachondeo...Una gozada. Poco a poco sigue llegando gente, aparecen Jose Brehcist y Carles Aguilar, a los que ya concocía y a los que tuve el inmenso placer de volver a saludar. Aparecen más y más corredores y blogueros que no conocía y  que seguiré con atención a partir de ahora. Todos estamos ilusionados y nerviosos. Fotos por aquí y por allá, el sol aprieta y por eso salgo en casi todas regañao, no hay ni una nube, definitivamente mañana hará calor.


Ya toca meterme en la Expo a recoger el dorsal, a esa hora no hay casi nadie, con lo que lo tengo todo en 5 minutos: Dorsal (doble porque trae uno para la espalda que es opcional), camiseta (muy chula aunque me queda un poco grande, definitivamente con tanto hacer kilómetros mi talla cada vez es menos L y más M) y poquito más (un boli, planos e información de la carrera y publicidad variada por un tubo).
Hacemos un recorrido por la Expo guiados por la sabiduría del Abuelo Runner, nos dice quien es este y quien este otro, conoce a todo el mundo y todo el mundo le conoce, menudo crack.
Ya quedamos poquitos, pues muchos se han ido a sus refugios a descansar y ver el partido del Barça.


En uno de los stands está Alexandra Panayotou, y nos sacamos una foto de grupo de esta guisa. Seguimos dando el volteo pero yo ya estoy cansado y sediento, así que nos vamos a la cafetería a beber algo. Últimos comentarios sobre un circuito que será duro sobretodo al principio y al final, y nos vamos despidiendo. Me está empezando a dar el miedo escénico y necesito ponerme en posición horizontal.  Nos vamos de la Expo junto a Jose y Marcos, fuera la Fuente Mágica de Montjuic está en pleno espectáculo. Unos minutos para relajar un poco el coco con el show de los chorritos y pa´ el Metro, quedan pocas horas para que empiece la fiesta, aunque en realidad la fiesta hace rato que ha empezado y por el rato cojonudo pasado con tanta buena gente ya valió la pena el viaje. ¡Ojalá nos volvamos a encontrar!

EL MADRUGÓN
A las 5:25 suena la alarma del móvil, aunque no la necesitaba porque llevaba 20 minutos despierto. Habré dormido como mucho 4 horas pero me noto lo suficientemente descansado para afrontar el reto con garantías.
Té, zumo, galletitas, bizcocho del Decathlon, paradita en boxes, un poco de isotónica, otra parada en boxes por si las mosquis, ropa de batalla, decido ponerme el dorsal opcional de la espalda para que se acuerden de mi los que adelante en el tramo final de la carrera, y a las 7 en punto de la mañana estoy en la calle camino del Metro de Verdaguer.
Todavía es de noche y hace un poco de fresquito, al empezar a bajar las escaleras del Metro me cruzo con una pareja de jubilados, la señora le dice a su marido, "Mira por ahí va otro". Poco a poco los maratonianos vamos saliendo de nuestros oscuros refugios, camino de la Big Party.
Ir en Metro ese día a esa hora es una experiencia para escribir un libro. Por un lado los Runners, silenciosos, concentrados, con un brillo especial en los ojos, con una expresión en sus rostros mitad emoción, mitad ilusión. Por otro lado los que vienen de marcha nocturna que forman dos grupos claramente diferenciados: Los clones del "Nen de Castefa" adoradores del chunda chunda y el pastilleo variado y los amantes de los ritmos latinos, el sobeteo y el ron. A todos estos también les brillan los ojos pero por otros motivos, alucinan en colores ante tanta gente vestida rara por ahí., creo que más de uno debió pensar que se había metido en el nuevo After de la ciudad.
Van pasando las estaciones y la proporción de corredores aumenta sin parar. Tengo que hacer un trasbordo en Urquinaona pero ni siquiera me fijo por donde tengo que ir, me limito a dejarme llevar por la marea multicolor.
Por fin llegamos a la Plaça de Espanya, voy sacando fotos con mi móvil, para tratar de plasmar el momento. Muchísimos runners pero mucho silencio también. Estamos nerviosos, tantas semanas de sudor y esfuerzo llegan a su punto culminante, llegamos a la salida del Maratón más multitudinario que se ha disputado nunca hasta ahora en esta parte del mundo. Más de 16700 tomaremos la salida en una horita.

LA SALIDA (Toca ir a por el Plan B)
He llegado temprano, saco algunas fotos y me dirijo al guardarropa. Todavía hay poca gente, con lo que no hago cola para dejar la bolsa. Me dejo puesta una vieja camiseta de manga larga para resguardarme del frío (aunque la verdad es que frío no hace mucho). Hago un leve calentamiento de 5 minutos al trote para comprobar que está todo en su sitio y unos 15 minutos antes de la salida me coloco en mi cajón, pegadito a un lado para no molestar y no agobiarme entre tanto gentío.

Mientras espero me doy cuenta que ya estoy acalorado, son apenas las 8:20 de la mañana, aún está clareando, pero en el cielo no hay ni una nube ni sopla ni un pizco de aire. Decido pasar al Plan B, es decir salir como en Valencia, muy pero que muy tranquilito (sobretodo hasta el Km 5 que es casi todo cuesta arriba) y luego ir regulando muchísimo.
Suena Freddie y la Caballé, salen los primeros. Hay tanta gente que hay tres salidas: Los buenos y todos los sub 3:30, el grupo entre 3:30 y 4:00 donde voy yo y el grupo de más de 4 horas.
Voy en la parte delantera de mi cajón, nos paramos un par de minutos cuando llegamos bajo el arco de salida y por fin cuando el reloj de carrera marca más de 6 minutos y medio comienza mi carrera.
Voy despacio, rapidamente comienzan a adelantarme muchos pero sin ser tampoco la estampida de Valencia (se nota que la gente sabe que el principio es durillo y se lo toma con moderada calma). Nada más salir de la Plaza de España la carretera pica para arriba, voy muy relajado, tanto que hasta bostezo varias veces, no es que me estuviera aburriendo pero es que iba muy pero que muy tranquilito. Km 1 miro mi reloj y flipo en colores, marca ¡¡¡¡6:13!!!!! Me he pasado de conservador, pues a ese ritmo ya no corría ni en mis entrenos más cochinos.
Subo el ritmo un pelín, voy haciendo los siguientes kilómetros entre 5:50 y 5:55. Voy fijándome en los demás, leo los nombres de los que se han puesto el dorsal de la espalda. Mucho guiri, bastantes de ellos van muy acalorados y sudando a mares.
Sobre el km 4,5 giramos a la izquierda y se acabó la cuesta arriba (por ahora). Comenzamos a bajar lo subido y rodeamos el Camp Nou, ojalá la carrera pasara por dentro de este templo como se hacía hace algunos años pero esto ha crecido tanto que ya es imposible....¡¡Visca el Barça!!.
Me adelanta el globo de 3:45 y vuelvo a flipar. Voy a ritmo de tortuga, he pasado por el Km 5 en 29:45 ¿Cómo es posible que fuera por delante de ese globo?. Ya no vería de cerca ningún otro globo de esos en los 37 kilómetros restantes, aunque a los ritmos que fui debería haber pasado en algún momento cerca del de las 4 horas.

LA GRACIA EN EL BARRIO DE GRÀCIA
Pasamos por el primer avituallamiento, parece que va a ser difícil no tropezar con tanta gente. Bebo un poco de agua y el resto me la tiro por todo el cuerpo. Aunque aún casi ni sudo hay que tener el cuerpo lo más fresquito posible. Mis ritmos suben más por el perfil de la carrera que por haber hecho ningún esfuerzo por incrementarlos. Muy pocos metros completamente llanos en los primeros 22 kms, la carrera es un continuo subir y bajar, muchas veces muy suavemente, pero no dejas de subir o bajar casi nunca.
Sobre el Km 11 pasamos muy cerquita de la zona de salida, muchísimo público que anima sin parar. A un corredor que llevo cerca un amigo del público le saluda con un ¡¡Venga vamos que no queda nada!!...no puedo evitar soltar una carcajada...sí sí no te queda nada.
Pasamos por largas rectas como Sants o la Gran Vía, es una pasada ver a lo lejos que la marabunta de corredores no se acaba nunca. Sobre el km 12 me tomo un gel que traje de casa y sigo a mi ritmillo haciendo mi carrera, sin importarme que me adelante mucha gente y manteniéndome sobre 5:40 x Km.

Llegamos al Paseig de Gracia, otra vez pa´rriba. Me entretengo viendo edificios como La Predrera, también por aquí hay mucho ambiente. Aflojo algo por la cuestita para llegar bien fresco al punta de arriba de este repecho donde me harán la foto graciosa de rigor, haciendo un poco el machango.
Seguimos subiendo un poco más por el Pg. de Sant Joan y me encuentro a mi fotógrafa habitual en el punto acordado. Aflojo la marcha, hago una gracia (que por algo estamos en el Barrio de Gracia) y ya tengo un bonito recuerdo para la posteridad.
Tenía planificados otros dos puntos (en los Kms 28 y 41 con su horario de paso apuntadito y todo) pero por problemas logísticos al final solo me pudieron sacar esta foto.

SUMANDO KILÓMETROS 
Pasamos la Sagrada Familia (esto es la Guagua Turística pues la carrera pasa por la misma puerta de todas las grandes atracciones turísticas de la ciudad) y llegamos a la Meridiana camino de la Media Maratón. Vamos un par de kilómetros junto a los corredores que vuelven pegaditos por donde vamos nosotros. si vas cansado estos tramos fastidian bastante porque sientes envidia del que le quedan un par de kilómetros menos que a ti, pero yo sigo muy fresco y relajado, definitivamente la media la voy a pasar silbando. Paso en 2:01:27, bastante más lento del tiempo previsto a priori que en mis cálculos rondaba el 1:57-1:59. Pero esos cálculos son en el sillón de mi casa, pensando que haría algo de fresco (al menos a primera hora de la mañana) y no teniendo en cuenta la orografía del terreno.
Pillo un gel en el avituallamiento, comienzo a pensar en subir el ritmo, pero queda mucho y no pienso cometer los mismos errores que en mi primera maratón. Tomo la decisión de no subir el ritmo hasta que la linea azul pase cerquita del mar.
Lentamente comienzo a ganar posiciones, hace calor y me fijo en que hay muchos corredores que apenas beben en los avituallamientos y ni siquiera se echan una gota de agua por encima. Yo hago todo lo contrario, procuro pillar todo lo que pueda (normalmente una botellita de agua y un vaso de isotónica) y aprovecharlo al máximo: dos o tres buches a la isotónica, un poco de agua pa dentro y el resto por todo el cuerpo. Es un poco complicado el tránsito por estos puntos en una carrera tan concurrida (algunos runners paran en seco, otros se te cruzan delante a lo bestia...) pero poco a poco le voy cogiendo el tranquillo: Ir con decisión, coger rápidamente lo que me interese, ponerme en el carril de en medio con paso firme mirando bien donde piso para no tropezar entre tanta botella que hay por el suelo y no empezar a beber hasta unos metros más adelante cuando ya pase el peligro de pegarse un tortazo. Si en algún punto no puedo coger algo tampoco pasa nada porque a partir del Km 20 los refigerios son cada 2,5 Kms.
Físicamente me encuentro pletórico, sin absolutamente ninguna molestia muscular y tan solo con un leve cosquilleo en uno de mis pies que muchas horas más tarde descubrí que era una ampolla.
Tras 5 kilómetros bastante monótonos por la Diagonal (2,5 de ida y 2,5 de vuelta), me tomo mi tercer gel (Km 30) y muy levemente voy subiendo el ritmo, se acerca mi momento, me están entrando ganas de ponerme a correr.

LA REMONTADA
A pesar de notarme más fresco que una lechuga no me fio del todo, esto es muy largo y las sensaciones del Km 30 pueden ser opuestas a las del Km 35. Por la zona del FORUM ya voy a ritmo más vivo que el 90% de los que tengo a mi alrededor, voy adelantando por donde se puede. A veces por el borde de la acera. Llegamos a una curva con una pequeña cuesta y casi todo el mundo recorta a lo bestia por encima de la acera, ahorrándose unos cuantos metros. Alucino un poco pero yo sigo por la rayita azul. En los próximos kilómetros haré  metros de más por un tubo pero no pienso hacer ni uno de menos.
Junto al mar el sol pega duro pero  sigo subiendo el ritmo aunque ya casi no miro el reloj. Comienzo a adelantar gente de veinte en veinte, por la derecha por la izquierda, por en medio. La calzada no es muy ancha (creo que sólo eran 2 carriles) y voy adelantando por donde puedo tratando de molestar lo menos posible. Llegamos al Km 35, el del Mazo ya no me pilla ni de coña, sigo muy bien. Paso junto a una de las cámaras fijas de la organización y saludo con el puño en alto, me noto pletórico y continúo remontando haciendo zig zags. Los videos de la carrera desde este punto hasta el final son bastante claros respecto a los que fueron mis kilómetros finales, para verlos pincha aqui.
Después de la villa Olímpica ya viene el Arco del Triunfo y a partir de ese punto el público te lleva en volandas, si vas justo y consigues aguantar sin parar a caminar hasta ese punto ya llegas a meta porque entre el Km 36 y el 40 la carrera es un contínuo subidón de adrenalina.
Por la zona vallada del Arco del Triunfo ya no me reprimo ni un pelo y aprieto a tope, continúo hacia Plaza de Catalunya en una zona llenísima de público, hay tanto que me recuerda a esas etapas de montaña del Tour de Francia donde las motos tienen que apartar a la gente para que puedan continuar los ciclistas. Voy a saco y en un momento en que veo un tapón continúo....¡Por detrás de la gente!, más de uno que me vio debió pensar que estaba un poco colgado y la verdad es que ya iba medio en trance.
Por ahí andaba mi fotógrafa habitual que se había colocado en un punto a 10 kms de distancia del acordado, por supuesto que no la vi entre tanto gentío con lo que me quedé sin una buena foto.

KILÓMETROS FINALES
Sigo cortando cabezas cuando me doy cuenta que una chica me adelanta por la izquierda. Es bajita, va dando zancadas muy cortas pero a ritmo muy vivo y está haciendo lo mismo que yo, es decir adelantar a todo quisqui por donde se pueda. Encima es de las que también han decidido ponerse el dorsal en la espalda, ahí leo su nombre, veo que pone Sonia. A veces yo le abro camino y otras me lo abre ella, vamos a todo trapo y sin darme cuenta ya estoy delante de la Catedral. El jueguecito continúa y llego al avituallamiento del Km 37,5, cojo un Powerade y le doy un par de buches, se lo ofrezco a mi nueva compañera de aventuras pero no me hace ni caso, va enchufada a su ipod y me da que no se ha dado ni cuenta (esta todavía va más en trance que yo).
Subimos un repechito hacia la Plaza de Sant Jaume, la gente va justita pero veo muy poca gente caminando. El ambientazo hace que aguantes y no te rindas. Yo no solo no me rindo si no que sigo mi particular sprint de 10 kms, de un lado para otro, con cambios de ritmos y acelerones sin fin, corro cuando veo espacio libre y me tengo que frenar cuando me encuentro un muro de runners delante mio.
Las Ramblas, la estatua de Colón, un giro a la derecha y llegamos a la recta final, una recta final de 2000 metros y con un pelín de cuesta arriba que a esas alturas se nota que da gusto. A Sonia hace rato que la dejé atrás y saludo a la cámara del Km 40 haciendo la V de victoria, un pelín pronto porque el Paralelo se hace largo como esta crónica. Al fondo ves la Plaça de Espanya, pero no llega nunca, la gente anima y tratas de darlo todo pero por primera y única vez en toda la carrera me pesan las piernas. Se agotan las fuerzas pero ya falta poco, cuento los minutos que me faltan. Km 41, cinco minutitos y ya está todo hecho. Sigo, sigo, sigo, respiro por la boca, cabeceo, trato de empujar con todo lo que tengo y por fin llego a la rotonda, un giro y recta final. Hago la última curva lo más abierta posible para evitar el tumulto de runners que llegan a meta, casi tropiezo con varios niños que están tranquilamente sentados en el asfalto esperando a sus papis o mamis y estoy a centímetros de comerme a un fotógrafo de Marathon Photos, por eso salgo tan en primer plano. Sigo sigo y sigo y por fin llego, levanto los brazos con una alegría inmensa y paro mi reloj cuando marca 3 horas 56 minutos y 1 segundo.

LA EMOCIÓN LLEGA CUANDO MENOS TE LO ESPERAS
Nada más cruzar la meta, respiro hondo, descanso y me emociono profundamente. No hay dos Maratones iguales y si en Valencia hice el último kilómetro al borde del llanto y cuando crucé la meta me sentí inmensamente feliz. En Barcelona me pasó más o menos lo contrario; La carrera tuvo muchos momentos memorables, pero en los últimos metros iba concentrado dándolo todo y no hubo lugar para ponerse sensible, pero fue pararme rodeado de cientos de corredores y estar a punto de echarme a llorar. De hecho me quedé parado en el sitio un par de minutos disfrutando del momento.
Cuando me recompongo un poco camino para que me quiten el chip, me pongan la merecida medalla, coger las botellitas de agua y Powerade e ir a la zona de avituallamiento sólido que es cutre cutrísima: Cuatro mesas a pleno sol donde solo hay gajos de naranja, trozos de plátano y frutos secos. ¿Y la cervecita?...Parece que no puedo hacer una crónica de una carrera sin quejarme de algo, y mi única queja de esta Organización son los avituallamientos post-carrera. Durante la carrera había de todo y en abundancia pero nada más acabar uno necesita algo más de 33 cl de agua, 50 cl de isotónica y unos puñados manoseados de fruta.....supongo que lo hicieron para que la zona de meta se desalojara rapidito porque no había sitio pa´tanta gente.
Entro en el pabellón a buscar la bolsa y nada más entrar veo caras conocidas. Por ahí andan Isidro y Rafa el Abuelo Runner, que están posando con unos amigos para la foto. Isidro está algo fastidiado porque pinchó al final (¡ánimo compañero que seguro que al final sacarás cosas positivas de la experiencia!). Voy con el Abuelo a recoger la mochila y me despido rápido para no hacer esperar mucho a la fotógrafa habitual (¡Gracias por todo Rafa!).
Cojo la mochila, enciendo el móvil y ya tengo un sms de la carrera con mi tiempo oficial y mis parciales , joder esto sí que es eficiencia.
Me siento tranquilamente a la sombrita a tomarme algo de comida y bebida que me traje por si las mosquis, me recupero y disfruto del ambiente.
La Maratón de Barcelona ha sido una experiencia inolvidable en todos los sentidos. Físicamente me encontré mucho mejor que hace 4 meses. De hecho en Valencia al acabar la carrera casi no me podía ni mover, pero en Barcelona, tras una horita descansando a la sombrita, me encontraba muy recuperado. De hecho estuve paseando un buen rato por la zona de Meta y el Centro Comercial que han hecho el la Plaza de Toros de las Arenas, y no me sentí nada fatigado.
Al ver los resultados oficiales veo que hice la segunda media maratón casi 7 minutos más rápido que la primera y la remontada de posiciones fue brutal, recuperando casi 2000 puestos entre los kilómetros 30 y 40.
Ya han pasado varios días y poco a poco va bajando el subidón. Ya tengo ganas de salir a correr de nuevo, aunque los objetivos que tengo a corto y medio plazo no son comparables a la inmensidad de una Maratón. La genial y extraordinariamente motivadora aventura de la MARATÓN.


Apéndice

XXXIV Zurich Marató de Barcelona

25 de Marzo de 2012

Tiempo Oficial: 4:02:38
Tiempo Real: 3:56:01

Dorsal: 10586
Puesto General: 8803 de 16011
Categoría Veterano Masculino A (M35): 3906 de 6056 

Posición   Parciales
9489          Km 5: 29:45 (5:57 x km)
10487        Km 10: 57:35 (Km5 - km10 27:50)  (5:34 x km)
10908        Km 15: 1:26:09 (Km10 - Km 15 28:35) (5:43 x km)
11221        Km 20: 1:55:00 (Km15 - Km20 28:51) (5:46 x km)
11205        1/2 Mar 2:01:27
11172        Km 25: 2:23:21 (Km20 - Km25 28:21) (5:40 x km)
10820        Km 30: 2:51:36 (Km25 - Km30 28:15) (5:39 x km)
9987          Km 35: 3:18:38 (Km30 - Km35 27:02) (5:24 x km)
8863          Km 40: 3:44:45 (Km35 - Km40 26:07) (5:13 x km)
8803          Mar      3:56:01                                      (5:08 x km)
                  2º 1/2 Mar 1:54:34

31 comentarios:

  1. ¡Genial!he disfrutado de tu crónica a pesar la hora ( 7:30 AM) y lo larga..jejeje. me alegro mucho de como la has vivido, recordaba la de Valencia, y en esta no dejas de sonreir según vas leyendo, emocionado de como la ibas narrando. Lo dicho Pancho, mi mas cordial enhorabuena y disfruta de "haber tocado el cielo". Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pedazo crónica Pancho, muy buena y muy detallada; cómo se nota que te lo pasaste en grande; y vaya remontada que hiciste, así da gusto acabar un maratón. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas felicidades nuevamente. Buenísima la crónica, y la progresión de ritmo acojonante y lo mejor disfrutando a tope.
    Lo de pasar montones de gente al final da una moral del copón. La curva que comentas para ir al litoral los corredores parecían todos Rajoy con los recortes jeje. Como se nota cuando pasas el arco de Triunfo, como me dijeron a mi el año pasado ahí se acaba, para adelante ya sólo queda disfrutar.
    Muy buena idea lo de las capturas de los vídeos. Tomo nota.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pancho, ya te dije que te estás convirtiendo en un maratoniano consumado. Esta es la mejor crónica que te he leido. Leyéndote me sentía corriendo a tu lado y viendo a esa Sonia en los últimos kms (hay que joderse, intentando ligar en el km 38 de una maratón ofreciendo isotónica en plan ¿qué tal vas?, je, je).

    Has acabado con buenísimas sensaciones y has utilizado la estrategia correcta, y aún hay mucho margen de mejora para las próximas.

    Leyéndote me ha entrado el mono maratoniano. A ver qué busco para Otoño, dependerá de la logística. ¿valencia?

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué grande! ¡Qué fuerte! ¡Qué subidón!

    Envidia sanísima de carrera y pedazo de crónica que te has marcado. De menos a más, con mucha cabeza y "como quien no quiere la cosa" MMP por más de 7 minutos y sub 4h y es "sólo" la segunda.

    Guardate el plan de entrenamiento, porque te ha funcionado cojonudamente!
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  6. Muy buena la crónica pancho!!
    La subida del paral.lel es matadora, yo igual que tu, me iba sintiendo fresco durante todo el recorrido, pero al llegar allí ... se me hicieron eternos esos 2km.

    Ya nos dirás para cuando tu próxima maratón ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Muy buen relato, Pancho.
    Cómo se nota que vas cogiendo el tranquillo a esto de los 42 km. Terminar como terminaste y tener ganas para darte un paseo... eso no lo hace mucha gente.
    Ahora sólo te queda recuperar bien esas piernas y marcarte otra meta. El día a día de nuestra motivación.
    Enhorabuena y un abrazo, Pancho!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Pancho.

    Has nombrado la expresión "emocionarse".

    Un deportista de alto rendimiento, como por ejemplo un profesional, usa su cuerpo como herramienta de trabajo y, dificilmente, se emociona.

    Nosotros, los amateurs no usamos el cuerpo como principal herramienta, sino EL ALMA.

    Por eso nos emocionamos y vivramos con estas "pequeñas grandes vivencias"

    Eres GRANDE Pancho, porque vives esta lucha contra uno mismo con pasión, y haces que nosotros también nos emocionemos.

    Espero verte en Telde y en las dos próximas medias en la isla

    Un abrazo
    Pepe

    ResponderEliminar
  9. Qué delicia de crónica, es como si todos la hubiésemos corrido contigo. Tras leer experiencias como la tuya me entran muchas ganas de saltar al maratón...Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  10. Pancho una lección de corer una Maratón, espero acordarme de esta crónica en el Mapoma para tener la referencia de como hay que correr, me apunto la frase "La Media Maratón hay que pasarla silbando, del km 21 al 32 se corre, del 32 al 40 se sufre y del 40 al final se toca el cielo".

    Enhorabuena por la Maratón y por la crónica, insuperables ambas.

    ResponderEliminar
  11. Well done Pancho!! Great time and fantastic write up.


    I visited Barcelona for 14 days last July so it was like being there with you while I was reading this :-)

    And, yes, I am seriously considering Barcelona next year!

    ResponderEliminar
  12. Crónica para guardar y leerla antes de la siguiente, felicidades Pancho, además se te nota en todas las fotos como lo disfrutaste.

    ResponderEliminar
  13. Vaya campeón!! estoy de acuerdo en lo que dicen los compañeros, creo que con esta crónica todos hemos sentido como si fuesemos corriendo a tu lado. Magnífica forma de narrar el acontecimiento. Me ha divertido mucho el rato de Sonia. A este paso la hacemos "trending topic!!". Te superas continuamente y siempre es una motivación para los que venimos detras!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Pancho, me he tenido que beber la crónica leyendo tu Aquarius. Muy buena crónica, he disfrutado, como si hubiese estado corriendo, claro que noto la fatiga del entrenamiento de hace un rato.

    ResponderEliminar
  15. Eres un motivador Pancho, leyendo la cronica, parece hasta facil correr una maratón. Enhorabuena de nuevo.

    ResponderEliminar
  16. Enhorabuena Pancho! Me ha encantado tu crónica tan detallada. Me dan ganas de correr la maratón de Barcelona, me parece que para el 2013! Me gusta esa filosofia de "la media Maratón hay que pasarla silbando, del km 21 al 32 se corre, del 32 al 40 se sufre y del 40 al final se toca el cielo" me la llevo a Madrid. Muchas gracias por compartir la experiencia. Viva la gente de mi tierra!!!! :-)

    ResponderEliminar
  17. Pancho si te dan unos kilómetros más quedas entre los 1000 primeros!! Buena remontada y buen maratón, como debe ser de menos a más y disfrutando que ya es difícil. Enhorabuena!!

    Salud compañero

    ResponderEliminar
  18. Enhorabuena Pancho!
    Has hecho una gran carrera de menos a más.
    Eso es tan dificil que a mi no me has salido nunca.

    ResponderEliminar
  19. Genial, amigo mío; de puta madre; un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Fantástico, la crónica y sobre todo esa pedazo de carrera disfrutando. Sigue en la nube que te lo has ganado.

    ResponderEliminar
  21. Bravo Pacho, bravo! No se me ocurre otra cosa que dicer tras leer tu crónica...

    ResponderEliminar
  22. Que buena crónica Pancho ( ya no soy el único que las hace largas jejeje)
    a pesar de todo ha sido una lectura entretenida y vibrante, me ha encantado verte
    disfrutar, y la verdad es que me muero de envidia jejeje siempre pasa al leer una cronica de un maraton, son especiales.
    Enhorabuena por la carrera y sobre todo por todo lo que has disfrutado.
    un abrazo campeon

    ResponderEliminar
  23. Impresionante. Eso de hacer la segunda media...7 minutos más rápida que la primera demuestra que ibas sobrado. Mejor eso, disfrutar toda la carrera, pero está claro que tienes piernas para más, para mucho más, cuando te lo propongas.
    No sabía que conocías a Rafa porque yo estuve por allí también, y a él sí que lo vi.
    Si lo llego a saber te hubiera podido saludar.
    Lo hago aquí. A seguir disfrutando!!!

    ResponderEliminar
  24. Impresionante Pancho!!! Maratón corrido de manera perfecta. De libro.
    Y muy buena crónica.

    ResponderEliminar
  25. Pancho espero que disfrutaras de maratón y de tu estancia en Barcelona, por cierto pedazo de maratón que te salio.. de menos a mas como tiene que ser.

    ResponderEliminar
  26. Enhorabuena Pancho.

    He disfrutado tanto leyendo tu crónica como tú de la carrera.
    Debe ser la repera conseguir MMP, no ver ni asomar al del Mazo y la segunda media 7 minutos más rápido que la primera. Espero algún día llegar a experimentar algo parecido.
    Esta crónica deja patente que eres un MARATONIANO (con mayúsculas).

    un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
  27. Jejeje, sí que es todo un paseo turístico por Barcelona... :) Pero si te quedó algo por vez, mejor en metro o Bus Turístico... :) Felicidades por esa gran carrera y por todas las buenas sensaciones que tuviste y que has transmitido en cada línea de tu crónica!!! Un placer haber coincidido contigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque ya t di la enhorabuena en twitter ahora te la doy en el blog. Si señor como mandan los canones, la.segunda.media más rápida que la primera! Fuiste sobrado. ENHORABUENA PANCHO

      Eliminar
  28. He podido leerla tarde pero ha valido la pena la espera. Genial la crónica, para nada se me ha hecho larga.

    Enhorabuena por la carrera, por la marca y por la espectacular remontada.

    ResponderEliminar
  29. Enhorabuena Pancho! Enhorabuena por la carrera, por la marca, por el espíritu y por la crónica!
    Solo espero poder contar algo parecido tras mi primera maratón...

    ResponderEliminar