domingo, 26 de marzo de 2017

Corriendo por Vegueta 2017


Anoche se disputó la quinta edición de Corriendo por Vegueta, de nuevo tuve el inmenso privilegio de acudir invitado por Wonka Producciones, y por tanto, aunque mi estado de forma fuera regulero y mi motivación algo escasa, presentarse en la línea de salida, era para mi una obligación.

Este año tocaba la prueba corta, la 5K Experience... 4 participaciones, 2 en la larga, 2 en la corta... Todo muy simétrico y armonioso (+).


Noche perfecta para correr... Poco viento, pocas nubes y bastante fresquito... Ideal para hacer deporte y, quizás, no tanto para estar en el público, pues tuve la impresión de que había un pelín menos que el año pasado... 

A mi equipaje de faena habitual, le añadí los manguitios que venían en la Bolsa del Corredor, ideales para aguantar el pelete y además muy apreciados por fans del Postureo Extemo como yo. Creo que no fuí el único al que le encantaron, pues más de un tercio de los casi 1500 runners inscritos en las dos carreras los usaron.


Con puntualidad británica, a las 8 en punto, salíamos los del 5K. Mi carrera se puede resumir en tres líneas... Colocarme en el primer tercio del pelotón para no pillar tapones, salir a tope por un primer kilómetro bastante favorable (desniveles negativos y calles anchas), disfrutar del ambiente de la Calle Triana y apretar los dientes desde el repecho de Malteses hasta el final.

22:03 para acabar el 57 de más de 600 participantes... No está mal para no estar a tope...


Al acabar, mientras recupero el aliento, saludo al gran speaker Ángel Arencibia, disfruto de un completísimo avituallamiento con fruta, isotónica, bollería y cerveza sin alcohol, y me saco una foto en el FotoMatón que ya luce orgullosa en la nevera de mi residencia de verano... ¿Qué más se puede pedir?... Yo no le pido más a una carrera, y creo que esta prueba no tiene absolutamente nada que envidiar a otras similares que se disputan dentro y fuera de nuestra tierra...

Por ponerle un pero, quizás se podría, con la colaboración del Ayuntamiento de Las Palmas de G.C., homologar el circuito, al que creo que le falta algún metrillo para llegar a los 5.000 metros... Según mis cálculos eran unos 4960... Pero eso no deja de ser un detalle más en los cientos que componen una Carrera Popular...

Muchas Gracias a todos los amigos que me saludaron antes, durante y después de la carrera, y felicidades a Rubén Palomeque, por hacer la machada de ganar el 5K y unos minutos después del 10K... ¡¡¡Chapeau!!!

Nos vemos, de nuevo, en el 2018.

1 comentario:

  1. Y nosotros pensando que te habían jubilado. Felicidades y bienvenido.

    ResponderEliminar