lunes, 23 de junio de 2014

Mi paso por el Purgatorio


Mis primeros años como runner cochinero / popular fueron un paseo por el Paraíso. Hiciera lo que hiciera no me lesionaba, y podía hacer todas las barbaridades que me pedía el cuerpo... Machacar zapatillas mucho más allá del kilometraje recomendado, encadenar días consecutivos como si estuviera preparándome para las Olimpiadas, salir a correr con pequeñas molestias, dolores o incluso enfermo... Nunca pasaba nada y los Dioses del Olimpo Maratoniano me protegían de cualquier peligro....

Hasta que llegó el Mes de Febrero del 2014, justo cuatro años después de empezar a correr y pocos días después de hacer mi 5º Maratón... Ese día acabó mi  racha y recibí un pase VIP para un After muy poco recomendable... Una visita que se alargó muchísimo más de lo esperado y de la que, en bastantes ocasiones, pensaba que nunca lograría salir... Esta es la Cronología de mi (Primer) Paso por el Purgatorio... 

7 de Febrero: Tras 6 días de descanso absoluto post Gran Canaria Maratón, retomo la rutina de entrenamientos. Estoy loco por afrontar nuevos retos, quiero aprovechar el duro trabajo de los meses anteriores para seguir lo más fino posible el máximo tiempo posible. Este día me vengo arriba y hago 12 kilómetros fuertes por el hormigón de la Avenida Marítima.

9 de Febrero: Cambio el rodaje del día por una caminata suave por el campo, en un pequeño tramo de bajada noto algo raro en la rodilla izquierda... No le doy importancia.

10 de Febrero: Rodaje anárquico... No me apetece nada meterme en el parque de siempre a dar las vueltas de siempre. Entreno con mucha acera. Tras 40 minutos aparece un fuerte dolor en la rodilla.. Me mosqueo, pero sigo, estoy a más de tres kilómetros de casa y pienso que tal como vino se irá... No se va el dolor y acabo medio cojo...

Resto de Febrero: El dolor no se va... No duele en la vida diaria... Pero al correr siempre aparece... Navegando por la red leo lo de la Cintilla Iliotibial... Parece que es lo que tengo... Comienzo a estirar en condiciones y parece que la cosa mejora.

Principios de Marzo: Sigo sin acudir a un especialista, y sigo manteniendo una carga más o menos normal de entrenamientos... La rodilla sigue molestando y hago muchos entrenos con dolor por puro ignorante... Si pienso correr una hora, corro una hora aunque la rodilla fastidie desde el minuto 15... Un Tonto muy Tonto.

9 de Marzo: Punto de Inflección. No es que me de cuenta que la estoy cagando, es que tras un entreno de 14 kilómetros me paso tres días cojo... 14 kilómetros lesionado... Mi deseo por seguir en forma me hace lesionarme aún más... Tonto Muy Tonto no.... Lo siguiente.

Resto de Marzo: Lo peor de lo peor para un yonky del running... Los peores días del Purgatorio... Noto la rodilla algo hinchada, me molesta incluso cuando ando... Tras otro par de entrenos desastrosos decido por fin dejar de correr... Me ha costado pero por fin he comprendido que si no paro la cosa nunca va a mejorar... Días de subirse por las paredes... Apaciguo algo mi mono nadando en la playa... Apenas aguanto un par de minutos seguidos, pero el agüita fresquita del Atlántico le sienta bien a lo mio.

13 de Abril: Tras un par de amagos totalmente frustrantes (con el dolor apareciendo casi desde el minuto cero) corro 4 kilómetros con nuevas playeras fosforito ultraacolchadas. Sigue habiendo molestia pero parece que algo he mejorado.

Resto de Abril: Muy poco a poco la cosa mejora... Ya sin otro objetivo que correr sin dolor voy sumando entrenos... Por fin completo rodajes de 30 minutos sin que aparezca lo chungo... Noto algo en la rodilla... Pero parece más psicológico que otra cosa... Estiro a todas horas, me pongo hielo y siempre que puedo me escapo a darme un chapuzón en la playa.

10 de Mayo: Sigo paso a paso... Alargo los entrenos minuto a minuto... Un día 30 minutos, al otro 35 al otro 37... Este día hago una proeza... Algo más de 8 kilómetros sin notar dolor... Cansado como si hubiera corrido siete ultramaratones seguidos pero con cero molestias en la rodilla... Subidón apoteósico... Por fin veo el final del calvario.

18 de Mayo: Media Maratón del Puerto de Las Palmas. Estaba inscrito con mucha antelación y decido participar... Con el único objetivo de completar una vuelta al circuito (10 Kms)... Voy con muchas dudas porque aunque ya no aparece el dolor, con frecuencia aparece cierto agarrotamiento en la articulación... Consigo completar lo previsto sin ningún tipo de molestia... Subidón elevado al cuadrado... Ya veo luz y fuegos artificiales al final del túnel.

Resto de Mayo:  Aunque no vuelvo a sentir dolor.. Sigo afectado psicológicamente... Esta lesión te machaca porque no sale desde el primer metro.... Cada vez que me pongo la ropa de faena voy con esa incertidumbre... ¿Aparecerá?... Poco a poco me lo voy creyendo.

19 de Junio: ME LO CREO. Saco la trajeta de embarque y le digo a la pechugona de la foto que me largo del purgatorio... Los últimos entrenos han salido perfectos. Cansado como un perro pero completo mis rodajes de una horita sin más novedad que los litros de sudor chorreando por mi cuerpo. Han sido cuatro meses duros pero ya por fin me veo capaz de nuevo de hacer cualquier cosa... 

Vuelvo a ser un Runner... Vuelvo a flotar por el Cielo.

16 comentarios:

  1. Que miedo me da siempre que leo una historia de este tipo, toco madera y lo que haga falta! me alegro de tu mejoría y espero que el purgatorio quede en un recuerdo cada vez más borroso!

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuenz por esa salida del purgatorio Pancho, de verdad que me alegro un montón, pero eso sí la próxima vez burradas las justas! :)

    ResponderEliminar
  3. Y lo que te queda Pancho!

    Todo en la vida del corredor es entrenamiento, eso también! Por experiencia propia, en esto cada vez se disfruta más y no al revés!

    ResponderEliminar
  4. Contento de tenerte de vuelta! Que brutos somos a veces...todos...sólo aprendemos a ostias...;)

    ResponderEliminar
  5. Cuatro meses, lo poco que es y lo largos que se hacen eh. Un saludico.

    ResponderEliminar
  6. Al final cuando la cabeza venció al corazon saliste de esta. Ahora eres mas sabio.

    ResponderEliminar
  7. Yo también pasé por un parón por culpa de la dichosa cintilla y es desesperante. Pese a todo, es algo que con tiempo, descanso, estiramientos y fortalecimiento tiene solución.

    Ahora despacito y a seguir adelante. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Joder macho como te comprendo, he vivido una situación parecida con la salvedad que yo si he parado, eso si me sentía tonto todos los días, pero ha de ser así....
    si te sirve de consuelo hace unos años con esta misma lesión no paré he hice el borrico como has hecho tu ahora, pero bueno de todo se aprende, lo importante es que no te duela nada y puedas disfrutar corriendo, por que corriendo con dolores... NOO
    Un abrazote Pancho

    ResponderEliminar
  9. Lo importante es estar recuperado y que vuelvas a disfrutar haciendo kilómetros.No hay nada más duro que las lesiones.Después de mi pubalgia y de meses en el dique seco he aprendido a controlar los entrenos y las carreras para evitar lesiones.Felicidades por ese regreso,un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Pues bien esta lo que bien acaba, yo también tuve cintilla, y acabo de pasar por una fascitis plantar, lo jodido de este tipo de lesiones como has dicho es que no aparecen desde el principio y tiras "palante" pensando que estas bien y acabas peor. Hay que parar y mantener la forma cambiando temporalmente de ejercicio.

    ResponderEliminar
  11. Bien que salgas adelante, yo no he estado tanto tiempo parado pero comprendo que tiene que ser duro

    ResponderEliminar
  12. Mira que somos cabezones a veces y la que podemos liar por ello. Me paso algo parecido a lo tuyo pero a mi me paso a los pocos meses de empezar a entrenar. Lo importante es que ya estás recuperado y que seguro que algo has aprendido. Una cosa que no me ha quedado claro es si has ido a un especialista...

    ResponderEliminar
  13. Me alegro mucho que ya estés recuperado físicamente. Ahora viene la recuperación psíquica que la habrás superado cuando ya no te acuerdes de la lesión. un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hay que parar para que las cosas se soluciones, no existen atajos.

    Al final te diste cuenta y vuelves ya a la carga.

    ResponderEliminar
  15. Bienvenido al reino de los Cielos
    El tipo ese de las barbas y las llaves es un tal San Pedro, aqui tampoco hay mucho plan, angelitos tocando la lira y poco más
    Pero hay un montón de nubes donde correr sin lesionarse.
    Me alegro de verte por aquí. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Fantástica noticia Pancho, ambos hemos pasado por el purgatorio y en casi las mismas fechas, la cabezonería era común, no aprendemos, nos obcecamos en tratar de seguir cuando el cuerpo pide a gritos parar y la recuperación no llega porque corremos estando lesionados.
    Me alegra muchísimo ver que ya todo pasó, ahora queda el no olvidar lo mal que se pasa en el purgatorio para no volver a repetir la experiencia, ya queda menos para compartir kms con dorsal.

    ResponderEliminar