miércoles, 7 de agosto de 2013

Trail de Haría -Copa HTT-

(Foto de Antonio M. Navas)
En mi tierra, cuando queremos decir que alguien es un fuera de serie, un crack, un máquina o un tío de puta madre decimos que es un Puntal. La palabra proviene de la Lucha Canaria, donde el Puntal es el mejor luchador del equipo.

Por si todavía hay alguien que no conozca a Antonio, aquí les presento al auténtico Puntal de la isla de Lanzarote. Tiene un corazón que no le cabe en el pecho y gracias a él disfrutamos a tope de un Trail tan duro como este. 

Nos hizo un completísimo estudio previo del recorrido, nos llevó a cada rincón de la isla que le pedimos, durante la carrera me hizo un book de fotos que ya querrían para sí todos los Jornet, Chaigneau y Krupicka de la montaña, y sobretodo, nos obsequió con su simpatía y buen rollo cada segundo que pasamos con él.
¡¡Un millón de gracias por todo!!

Esta es mi crónica del Trail de Haría (Copa HTT), más de 17 kilómetros y 1700 metros de desnivel de tierra, arena, piedras y sol.


A las 9 en punto se dio la salida. Menos de un centenar de Trail Runners y un par de docenas de senderistas. Los senderistas hacen una ruta más corta (unos 11 Kms) aunque compartimos circuito en muchas zonas.

En los minutos previos a la carrera nos damos cuenta que somos los bichos raros del lugar. Somos casi los únicos que no tienen pintas de ser expertos y rápidos en la montaña. Salvo a Antonio, que ya lleva un montón de Trails y Ultratrails a sus espaldas, al resto del equipo (Lobillo, Gonzalo y yo) se nos nota a la legua que a la montaña solo vamos de paseo (sobretodo a mi). Además como nadie nos conoce, más de uno nos mira pensando... Estos tíos no tienen ni idea de donde se han metido...

Primera cuesta, al fondo en lo alto la cabeza de carrera (Foto de Antonio M. Navas)
En teoría hay salida neutralizada pero desde el primer metro todos van con el turbo a tope. Lobillo y Gonzalo tiran pa´lante con el pelotón de músculos y camel-backs, mientras Antonio y yo nos lo tomamos con más calma. A los pocos minutos, mientras afrontamos la primera de muchas cuestas de esas que te obligan a caminar, miro hacia atrás y veo que solo llevo 3 ó 4 runners detrás.

Pienso que esto es muy largo y que según pasen los kilómetros comenzaré a recoger cadáveres, pero lo cierto es que apenas remonté posiciones en todo el recorrido.

El desierto sobre el Kilómetro 5, detrás sólo 1 corredora (Foto de Antonio M. Navas)
Me voy quedando sólo. Los primeros kilómetros son realmente duros, subidas pronunciadas y firme irregular de piedras y arena suelta. Empiezo a preguntarme si ha sido buena idea meterse en este lio.

En los llanos y las subidas soy torpe. Pero en las bajadas parezco una vieja inútil. Está claro que en este tipo de carreras no todo es fuerza y velocidad, hay que tener una técnica que sólo se aprende echándole horas por el campo (Algo que yo, evidentemente, no he hecho).

Me lo tomo con tranquilidad, bebiendo agua bien fresquita, gracias a otro truco de maratoniano apañao consistente en dejar el bidón lleno de agua en el congelador toda la noche... Poco antes de empezar a correr aquello aún es un bloque de hielo, pero entre el calor y el meneo en pocos minutos está perfecto.

Disfrutando de la vista de Famara  (Foto de Antonio M. Navas)
Hasta que no divisé la vista de la foto con la playa de Famara al fondo no comencé a disfrutar de la prueba. Los primeros 5 ó 6 kilómetros fueron un pequeño calvario con tanta cuesta, pero llegar a ese punto (donde me esperaba, para variar, mi amigo Antonio) significó mi renacer en la carrera. Por ese Fotón merecía la pena el esfuerzo.

Arriba del todo la vista es aún mejor y paramos un minutillo para hacer unas cuantas fotos (de ese momento es la autofoto de cabecera). Nos alcanza una chica que hizo con nosotros casi todo el recorrido y los tres nos lanzamos al descenso... Bueno más bien ellos se lanzaron, yo me arrastré porque entre lo torpe que soy y el tremendo acantilado que había a mi derecha, no era plan de hacer parapente sin parapente.

Un tramito para correr en el Km 8 con Haría al fondo (Foto de Antonio M. Navas)
Al acabar dicho descenso venía un tramo de pista donde por fin se podía correr con normalidad, ¡¡Coño mi terreno!!... No creo que fuera ni siquiera 1 kilómetro pero me supo a gloria.

Después el único avituallamiento y a reptar cuesta arriba de nuevo (encima ya sin mi agua helada particular, pues al mezclar lo que me quedaba con lo que había para repostar, la mezcla quedó a la temperatura de la segunda, es decir caliente). Único pero a una organización más que correcta con recorrido perfectamente balizado donde era imposible perderte.

Km 10, más cuestas y la misma corredora de antes detrás (Foto de Antonio M. Navas)
Tras culminar el enésimo ascenso (este particularmente duro), pasamos por otro tramo de pista que nos conducía al bosquecillo, que más que un bosquecillo parecía otro desierto más, y nos metimos por un estrecho barranco cuesta abajo.

Cada vez que venía un tramo de bajada me acojonaba, pero afortunadamente, este no era tan técnico y casi siempre se podía trotar por él sin dificultad. Entre eso, que era la zona de la carrera donde menos calor hacía y que, iluso de mi, pensaba que lo peor ya había pasado, disfruté de lo lindo.

Bajando con el bosquecillo al fondo... definitivamente no tengo pinta de Trail Runner (Foto Tri Lanzarote)
Nos vamos acercando al pueblo e incluso se oye la megafonía de Meta, no tengo ni idea de cuanto falta y se lo pregunto a mi guía particular...

- ¿Falta Mucho?
- Queda lo peor... Hay que subir hasta allá arriba.

La leche, apenas quedaban 3 kilómetros pero había que pegarse otro tramo que era casi de escalada. Según nos acercamos la cosa pintaba peor... Tíos en lo alto a cuatro patas, cada vez más calor y mi botella sin una gota de agua.

Le echamos eggs y al golpito fuimos subiendo, de vez en cuando había que subir pequeños muretes de piedra y en una de esas me da un aviso el isquio de la pierna izquierda... Antonio se queja poco después de los gemelos y más adelante vemos a un senderista en una piedra también con calambres.

Definitivamente este tramo final era una tortura. Por fin lo superamos y, más caminando que trotando, nos acercamos hacia el descenso final hacia la Meta.

Así quedaron mis zapatillas... y eso que la foto es de después de echarles 1 litro de agua (Foto de Antonio M. Navas)
El rollo de siempre... Bajada a tumba abierta y los corredores que llevo alrededor me sacan 100 metros de cada 50. Llego abajo, callejeamos y le digo a Antonio (que de nuevo estaba parado grabando videos y sacando fotos) que por favor me diga que la meta está ahí mismo que ya voy con lo justo.

- Todavía queda casi 1 kilómetro.

Resignación y pa´lante... coño que largos son estos 17 Kilómetros.

Vamos por un callejón estrecho y al fondo hay un túnel oscuro.

- ¿Por dónde?.. le decimos a un voluntario.
- Tira por en medio, que aunque no se vea se puede pasar bien.

Le hago caso, entro en la oscuridad, doy tres pasos, intuyo una especie de escalón y cuando lo piso es puro fango.

- ¡¡¡Nooooooooo!!! Mis playeras nuevas.

Pensamiento estúpido de niño chico elevado al cubo... ya estaban hechas un asco después de 2 horas y pico de tierra... pero es que me llegó el fango hasta el tobillo.

Casi a la pata coja, por el sobrepeso de barro en el pié derecho, afrontamos por fin la recta final y entro en Meta.

Algo más de 2 horas 22 minutos de aventura... Puesto 84 de 94 Finishers, el 80 de 84 en Categoría Masculina y el 24 de 25 en M35... Vamos que casi casi llegué con el coche escoba.

Con Lobillo (y su sandía), Gonzalo y Antonio (Foto de Antonio M. Navas)
Refrigerio en Meta, vemos a Gonzalo y José Lobillo que llevan más de 20 minutos descansando, Antonio saluda a media carrera y para el coche con las piernas cascadas pero una buena experiencia en el corazón.

P.D.: A pesar de llegar el último del trío venido desde Gran Canaria, debo decir en mi defensa que fuí el único que no tuvo calambres en las horas siguientes. Las piernas tiesas tres días, pero calambres, con sus consiguientes gritos de dolor, ninguno.

21 comentarios:

  1. Buena carrera, para que tener prisa, el monte es para disfrutarlo, y si no te manchas de barro ni es monte ni es nada... Si digo que voy al monte y no vuelvo con barro en las zapas mi madre me dice que me he ido de copas... o algo peor.

    ResponderEliminar
  2. Sivia Rivero Cabello8 de agosto de 2013, 0:17

    Muy bien! No está mal! Jajaja... En todas las carreras de montaña se aprende siempre algo nuevo... es lo que tiene el trail running... todas son diferentes!... me encantó tu relato. Saludos y a seguir

    ResponderEliminar
  3. Pancho una experiencia mas que añadir a tu curriculum, lo que esta claro que en la foto ya se ve que veniais del asfalto, solo por la forma de vestir... en la montaña muy pocos corredores utilizan camiseta de tirantes.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades! qué es eso de que no tienes pinta de trail runner? con esas zapatillas y las patas tiesas tres días ya te hacemos carné oficial! qué fotos más bonitas, espero que te hayan quedado ganas de repetir en el monte, mola!

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena pancho, eso si que es afán de superación y ganas de disfrutar de la naturaleza con los trail runner. Ahora podrás comprobar sobre el terreno lo fascinante de correr en montaña y respirar aire puro, espero que sigas a tope y dispuesto a probar todo tipo de experiencias y quedarte "tan pancho". ;)

    ResponderEliminar
  6. Hemos ganado un trail runner. Sabía que llegarías bien. Por ser la primera piensas que no encajas ahí, pero créeme, el postureo trailrunner es infinitamente inferior a lo que se ve en Gran Canaria por ejemplo. A pesar de los 1700 metros de desnivel en 17K (a 100 metros por km) la distancia la hacía una carrera rápida y ahí pocos cadáveres se recogen.

    #panchotrailrunner

    ResponderEliminar
  7. Felicidades por el carrerón. Parece un trail bastante duro y el calor no lo pone nada fácil. Pese a todo has acabado que es lo realmente importante.

    ¿Para cuando el próximo trail?

    Antonio es un crack, un tio grande como pocos.

    ResponderEliminar
  8. Muy buena crónica Pancho, un gran estreno en el mundo del trail, sí señor! Podías haber elegido una prueba más "cómoda", pero mejor una dura con el gran Mr. Navas de escudero! Enhorabuena y a recuperar!

    ResponderEliminar
  9. Bonita crónica, pero... ufff ¡qué dura! Has vencido a una buena carrera y a ún recorrido más que exigente. Tan poco eres tan mal trailero como lo pintas... Preciosas las fotos, pero claro, el problema es que hay que subir hasta alli jajaja

    ResponderEliminar
  10. Pancho, muchas felicidades por tu carrera, se trataba de un recorrido infernal para los bichillos asfalteros como nosotros. En Lanzarote hay un nivelazo en trail, hasta las abuelas realizan descensos vertiginosos por esos riscos! Disfruté mucho el compañerismo en la montaña, algunos se compadecían de mis agónicas subidas y torpes bajadas con unas palabras de ánimo... Y yo soñando con mi parque Romano, tan liso y con su césped verde, donde soy feliz dando vueltas como un hámster...
    José Lobillo

    ResponderEliminar
  11. Para tomar contacto con la montaña estas pruebas son las mejores, además no te puedes quejar, con fotografo particular y todo, que grande ese Antonio.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Pancho por la compañía durante la carrera!, no sabía quién tiraba de quién pero sí que en los últimos kms cuando mejor te encontrabas, yo ya iba notando el parón vacacional y los excesos alimenticios durante 6 días :)

    Desde luego la carrera era dura como ella sola y eso de adelantar en tres ocasiones a los mismos senderistas minan un poco la moral ;)

    Para mí el haberte acompañado en tu debut trail ha sido todo un lujo y espero volver a compartir kms pisoteando tierra o asfalto pronto!

    Mi crónica está a punto de caer ;)

    ResponderEliminar
  13. Tiene buena pinta esa carrera. Pero he terminado agotado solo de leer la crónica, tanta cuesta no debe de ser buena y tanto calor. Ya me perdí yo una vez por Papagayo algo más de 3 horas y con poquita agua. Menuda calufa.

    ResponderEliminar
  14. Qué tiene el trail y qué tiene Lanzarote que todo el mundo lo pasa en grande y quiere repetir... :) Además hacerlo con Antonio es garantía de la mejor compañía y las mejores fotos!!!

    ResponderEliminar
  15. ¡Una dura carrera para un comienzo!, a mi me pasó lo mismo..y estoy enganchado al trail.Enhorabuena Pancho,has disfrutado,se te ve en las fotos...el reto, la compañía, la aventura del finde ha valido la pena, y sin calambres..jeje.Una crónica estupenda,un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Bien hecho, aquí como dices no se trata sólo de correr, tamboén de la experiencia en este tipo de terreno y eso es lo que has ganado.

    ResponderEliminar
  17. Pancho bien llegado al mundo trail, has aprendido mucho en esta carrera que es de las rápidas.

    Cuando se habla de 17 km y 1.700m de desnivel los que van no se suelen convertir en cadáveres, sobre todo cuando no hay muchos corredores en cuanto se sube un poco y se hace una buena bajada las posiciones se fijan casi hasta el final

    ResponderEliminar
  18. Me alegro mucho pancho por tu carrera, esto es muy duro pero ahí están los canariones echándole un par¡

    ResponderEliminar
  19. Vaya trío, jajajaja. El próximo año vamos a tener que hacer una selección de Gran Canaria porque aunque se vaya lento hay que dar imagen de profesionales :)

    Ya era hora de que dieras una vuelta por la montaña Pancho. Leyendo la crónica no me queda muy claro si repetirás pero este mes es perfecto para hacer una nueva incursión.

    Enhorabuena por el bautizo montañero.


    ResponderEliminar
  20. Felicidades, Pancho! Eres un fenómeno!

    ResponderEliminar
  21. Enhorabuena Pancho¡¡¡

    El trail es mucho más que correr en busca de una meta, consiste en disfrutar el camino y en vencerse a uno mismo y la montaña y/o el recorrido.

    Buena crónica y buen debut en montaña.

    Un saludo

    ResponderEliminar