miércoles, 25 de enero de 2012

XI Gran Canaria Media Maratón

video

Este video resume perfectamente lo que fue mi carrera y lo que debería haber sido....llego cansadísimo y cabreado, diciendo que no con la cabeza y mirando pa'l suelo mientras junto a mi cruza la meta un runner anónimo con el móvil en la mano, haciendo el cabra (con pirueta incluida) y más feliz que unas castañuelas. Al final me ha vuelto a salir una crónica larga hasta el infinito y más allá, pero el que no tenga ganas de tragarse semejante rollo, con que vea el video se hará una idea de como fue mi 5ª Media Maratón. (Pinchar aqui para verlo con más definición http://www.corriendovoy.com/video.php?id=504&video=35979).

Pero bueno volvamos un poquito más atrás en el tiempo, concretamente a las 7:45 de la mañana. A esa hora llegué a la zona de salida (un suave paseo de 10 minutos desde mi casa). Como había kedada a las 8 pensé en llegar un poquito antes para dejar la bolsa con ropa limpia en el guardarropa cuando aún no hubieran colas. Aunque a esa hora la zona estaba aun poco transitada por corredores, me fui tropezando con unos cuantos amigos, primero con Gonzalo,  luego con Aarón, ya en el guardarropa, al que por fin conocí en persona, y camino de la puerta del Chaplin con Antonio, un viejo amigo de años universitarios que después de bastante tiempo corriendo, finalmente se decidió a ponerse un dorsal (un abrazo Antoñito, presiento que a partir de ahora te voy a encontrar en más de una carrera).


Ya en el Meeting Point (foto cortesía de Aarón) tuve la oportunidad de volver a saludar al bueno de Manuel y de conocer a un montón de gente que no conocía en persona como Jose, Fran, Quique, Pepe, Carmelo, el padre de Jose, el cuñado de Manuel... Mucha sonrisa y nervios a la vez, poco después apareció Luisa cuando ya alguno había levantado el vuelo camino del guardarropa o del calentamiento.


Esta foto es de Gonzalo y también se la cojo prestada. Seguimos la animada charla un ratillo y ahora fui yo mismo el que levantó el vuelo. Me estaba poniendo un poco nervioso y tenía ganas de trotar un poquillo para calentar las piernas, así que me despedí y me dirigí hacia la zona de Luis Doreste Silva a correr. Por ahí a esa hora casi no había nadie entrenado, solo una decena de atletas y en su mayoría cracks de primera línea que unas horas después estarían en el podium levantando trofeos. No sé si por eso, o por el subidón de correr en casa, o por la alegría de saludar a tantos amigos, o porque el té con ginseng que me tomé a las 6:30 de la mañana me estaba poniendo como una moto o por cualquier otra causa astrológica o psicológica desconocida, pero el caso es que cada vez tenía más ganas de salir a darlo todo desde el primer metro de mi prueba y reventar por los aires mi muy modesta MMP de 1:47:00.

Pasé por alto un pequeño detalle, cuando conseguí esa marca (a principios de Noviembre) llevaba practicamente 4 meses a pico y pala preparando mi primer Maratón, haciendo kilómetros como un loco,  un montón de tiradas entre 20 y 27 Kms y llegando a picos durante el mes de Octubre de 72 Kms semanales y 319 Kms mensuales.
En las últimas semanas ni de lejos me había acercado a esas cifras, ahora estoy corriendo entre 50 y 55 Kms a la semana, no he hecho ninguna tirada de más de 18 Kms desde Valencia y aunque de velocidad me veía a un nivel similar al que tenía entonces, de fondo y resistencia estoy a un nivel más bajo.


Mi idea en los días previos era salir sobre 5:10 - 5:20 y según las sensaciones ir subiendo el ritmo poco a poco, guardándome siempre algo para darlo todo a partir del Km 12, pues el tramo del circuito en teoría más cómodo era entre el 12 y el 18 (amplias avenidas, viento a favor, muchos tramos en ligera bajada y solo una pequeña cuesta antes del avituallamiento del 15). En la práctica lo que hice fue todo lo contrario.

Pistoletazo de salida, enseguida pongo las revoluciones casi al máximo. Paso por el Km 1 en 5:07, me parece lento (para hacer marca personal tenía que ir a un ritmo inferior a 5:04), el segundo lo hago un poco más rápido (5:03) y mantengo la velocidad media sobre 5:05 en los siguientes kilómetros. Voy concentrado a tope, pendiente solo de mi reloj y de mantener el ritmo, disfruto poco de la fiesta.



Por la Avenida Marítima nos encaminamos hacia el puerto, al fondo de la foto se ven los árboles y palmeras del Parque Romano donde tantas y tantas vueltas hemos dado los runners de mi isla.
Km 3, puesto de animación del Ayuntamiento de Telde, una señora vestida de típica ofrece naranjas de las grandes enteras y sin pelar a los corredores, creo que este fue el único momento en toda la carrera que solté una carcajada por lo absurdo de la imagen.
Nos metemos por la zona portuaria, unos 4 Kms aburridos a tope, una larga recta, rotonda, media vuelta y el mismo camino en sentido contrario. Ni un alma, aparte de los voluntarios, y paisaje monótono. En ese momento no me importa, pues yo sigo a mi ritmo aunque no me termino de encontrar muy suelto (voy con la idea en la cabeza de mantenerme a ese ritmo y darlo todo al final para hacer la carrera a menos de 5:00 x Km).


Llegamos a la Playa de las Canteras, una de las zonas más espectaculares del circuito. Llego al avituallamiento del Km 10, me remojo un poquillo y bebo un buche de agua de forma  algo apresurada, me da flato (clara señal de que a esas alturas de carrera ya iba un poco asfixiado).

El flato, esa cosa tan incómoda que me ha dado varias veces en carrera, aunque hasta este día siempre en los últimos kilómetros cuando ya las fuerzas flaqueaban, nunca tan pronto. Me lo tomo con tranquilidad, hago lo que dicen los manuales, respiro profundamente, levanto los brazos, masajeo la zona afectada. Poco a poco va remitiendo la molestia aunque me sigo notando más cansado de la cuenta.

A pesar del problema, más o menos mantengo el ritmo, aunque como sé que viene la cuesta más larga del circuito, aflojo algo para tratar de recuperar sensaciones. Paso por el Km 12 en 1:01:14 (5:06 x Km), voy unos 15 segundos más rápido que en el mismo kilómetro, el día que hice mi marca, pero a partir de ahora todo irá a peor.

La cuestita de Guanarteme ya me deja madurito, a partir de ahí hago varios kilómetros a ritmos irregulares, uno a 5:20 para coger un poco de aire, el siguiente en 5:04 con más energías, pero enseguida vuelve la fatiga y tengo que volver a bajar el ritmo. 

Tras el avituallamiento del Km 15 (en el que apenas bebo para que no vuelva el flato) enfilo la Calle León y Castillo, una larga recta de 3 kilómetros que nos llevará a la zona antigua de la ciudad.


Voy dándome cuenta de la realidad, he salido demasiado fuerte y lo estoy pagando. Trato de mantener un ritmo digno pero ya comienzan a adelantarme bastantes corredores. A pocos metros de mi casa me sacan esta foto y me animan pero ya no tengo ni fuerzas ni ánimo para devolver el saludo. Solo voy pensando en que me quedan 5 eternos kilómetros y unas cuantas cuestas.

En la zona trasera de la Meta hay bastante público, se olle al speaker y la música de la Meta, que ganas tengo ya de acabar con esto de una vez.

Me siguen adelantando por decenas, realmente nunca me ha importado acabar en tal o cual puesto o acabar delante o detrás de fulanito. Pero la sensación de que eres el que va más lento y cansado de la zona no es nada agradable. Normalmente suelo correr en negativo, saliendo muy tranquilo y subiendo el ritmo viniendo de muy atrás, esa táctica no es muy efectiva para conseguir una gran marca pero siempre acabas con una sensación de subidón al ir adelantando mucha gente y aunque acabes el 800 de 1000, el acabar adelantando a 70 u 80 runners te hace sentir el más macho y poderoso del lugar.

Por la zona de Triana-Vegueta ya me olvido por completo del reloj. Subo las cuestas con mucha tranquilidad, la zona es muy bonita, te cruzas con los corredores que van un par de kilómetros delante tuyo. Pasamos la Catedral y enfilamos la Calle Reyes Católicos que tiene un cambio de sentido de 180º para volver por donde fuimos, se me hace muy larga y esta vez no es por el cansancio. 


Por fin pasamos la última cuesta, quedan poco más de 1 kilómetro. Me adelanta una chica junto a la que corrí un buen rato al principio de la carrera. No va mucho más rápido que yo, así que trato de pegarme a su estela hasta el final, tal como no se ve en la foto (mi figura está totalmente oculta por el chico de la camiseta blanca...menos mal porque a esas alturas debía llevar un careto de los buenos).

Última curva, momento de dar lo poco que queda. La chica se me va, el que tengo al lado se me va y en pocos metros me adelantan muchos más. Yo voy entre fundido y cabreado y no tengo ni ganas ni fuerzas de acelerar mínimamente la marcha.

Cruzo la Meta con un Tiempo de 1:51:14 Oficial y de 1:50:31 Real, estoy más cabreado que cansado.


Me tomo un par de espectaculares cervezas de trigo sin alcohol y me va mejorando el ánimo, me doy cuenta que para entregar el chip y recoger la camiseta finisher y la medallita hay que hacer una largísima cola en una zona donde hace bastante fresquito y me vuelvo a cabrear, me meto en el Centro Insular de Deportes a recoger la ropa y darme una ducha pero tras preguntar a varios voluntarios me doy cuenta que acceder a la zona de duchas es más difícil que encontrar el santo grial, me resigno y decido asearme en un simple lavabo, agüita al sobaquillo, un poco de jabón me cambio de ropa y pa´fuera. Cuando voy saliendo del pabellón me cruzo con Luisa que va como siempre feliz y sonriente aunque también ha sufrido bastante en el tramo final, me contagia un poco de su alegría, antes de salir de la zona acotada de corredores cojo otra cervecita pa´l camino. Ya en la grada me voy encontrando con familiares y amigos, a medida que me voy recuperando del esfuerzo me va mejorando el ánimo cada vez más. Comienzan a llegar los héroes del Maratón y me alegro mucho por ellos, aunque unos hayan conseguido mejorar sus marcas y otros no, siempre terminar una Maratón es una gran victoria. Desde la grada veo como van llegando Manolo, Gonzalo, Manuel, Carmelo, Jose, Pepe el marchador.....

Entre los corredores se comenta que los garmin, gps y demás cacharrería moderna han marcado bastantes metros de más, en principio no le doy importancia porque me suena a  la típica excusa de runner...pero a lo largo del día siguiente toma forma la gran chapuza de la organización y compruebo en efecto que el circuito tenía cerca de 400 metros de más.

El tema merece una entrada completa con sus otros puntos fuertes y puntos débiles de la organización de la carrera, ya me ha quedado esta entrada demasiado larga para escribir otro cacho bien gordo sobre los fallos, aciertos, aspectos mejorables y la gran chapuza del circuito homologado...pero eso lo dejo para otro día.

Para acabar pongo aquí un par de videos muy interesantes, en el primero pueden ver un resumen con espectaculares imágenes de las diferentes pruebas (sin duda todo un reclamo para aquel que se esté pensando su participación en esta carrera el año que viene, las inscripciones para el 2013 ya están abiertas).



El segundo es mucho más largo, pero tiene unos cuantos documentos gráficos de gran valor: Minuto 16, a la derecha de la imagen se ve como le explican a Jose Carlos Hernández (ganador de la Media Maratón con 1:05) que lo van a descalificar por no llevar la camiseta reglamentaria (otra gran chapuza en este caso del juez de turno de la federación), Minuto 17, llegada de Tamara Sanfabio, ganadora de la Media Maratón, primer plano donde se ve como comprueba con su Garmin que le ha salido un desfase de 400 m en la distancia (su cara no es precisamente de mucha alegría, pues esos metros de más le hicieron hacer una marca 1 minuto peor de lo previsto), Minuto 22 (paso por la Media Maratón del gran Manuel), Minuto 24, nuevo momento naranjas de Telde, una señora con su tarjetita de VIP al cuello le ofrece a Paulino Rivero una gigantesca naranja, le saca una foto y le pide que se la devuelva...¡Menos mal que a ningún runner se le ocurrió coger una naranja de las que ofrecian en el Km 3, pues ya me veo a la señora de turno con su ropa típica canaria corriendo detrás para que se la devolviera!.


21 comentarios:

  1. Hola Pancho, que tal estás, bueno unas veces se puede ir a buen ritmo y otros toca sufrir, imagina yo que ni corrí por culpa del soleo después de incluso recoger el chip y dorsal, y mírame ahí en la foto agachado con vosotros eso si es quedarse rascado, sentí mucho no poder charlar un poco pero creí que devolver el chip cuanto antes sería más fácil.
    Un saludo y como digo yo, una carrera terminada cuando no se va fino es más gratificante que correr cuando se va fácil. Al menos a mí así me lo parece.
    Un saludo a todos

    ResponderEliminar
  2. Je, je, la chica de la foto "te dió el hachazo" en el último kilómetro...
    Bueno Pancho, se aprende más de estas carreras que de las que todo sale bien. Ahora te conoces mejor y sabrás controlar tus impulsos de salir rápido. Además, ni se puede estar a tope siempre ni uno se recupera de una maratón como la tuya en dos días.

    Lo de José Carlos es de coña, en una carrera popular como esta lo descalifican porque la camiseta no era reglamentaria. ¿y lo de los metros del circuito? Me siento estafado, pero contento porque el domingo corrí mi primer "ultra", je, je. Ya escribiré yo también algo de eso.

    Como siempre un placer verte y sobre todo saber que el correr te va a acompañar toda la vida, porque te veo muy enganchado.

    ResponderEliminar
  3. Buenas Pancho, pese a que no te ha ido como esperabas al menos has sido capaz de acabar una media maratón y eso no está al alcance de cualquiera. Ahora a recuperar las fuerzas y a entrenar para la próxima carrera donde seguro que las cosas te irán mejor.

    Yo en mi calendario ya tengo el 20 de enero de 2013 marcado para intentar estrenarme en la maratón... :P

    ResponderEliminar
  4. No te agobies Pancho, que te veo pelin fastidiado, he pasado por una situación parecida a la tuya, es imposible estar siempre como uno quiere, cuiroso el video, donde el mismo tiempo para unos es una full y para otros la leche y les hace dar saltos de alegría.
    Lo de los 400 metros de mas, tambien lo he sufrido en mis carnes, y maldita la gracia que hace, es que estamos hablando de casi dos minutos, y eso es mucho tiempo,
    un abrazo compañero y.... a seguir entrenando.

    ResponderEliminar
  5. no es nada grave, pancho. hay dias en que las cosas no salen, ya habrá otros mejores. Lo del video es espectacular...

    ResponderEliminar
  6. Cuando no sale las cosas lo que ahi que hacer, es bajar el ritmo y acabar en las mejores condiciones... hay días que las cosas no van y no se puede remar contra corriente.
    Miralo como una mas al saco y que supiste sufrir en un momento de la carrera importante.

    ResponderEliminar
  7. ¡Grande Pancho!

    Esa sensación de más cabreado que cansado es exactamente la misma que tuve yo. Sin embargo, al menos tu diste el 100% y yo ahorré tanto que me lo llevé puesto...

    A las pocas horas ya está uno contento con haber corrido una carrera de este tipo, tener una mas en el historial y conocerse mejor. Jode? si, pero ya pillaremos otra ya...

    ResponderEliminar
  8. Pues desde aquí, desde mi puesto de novato, te felicito. Me parece una marca excelente, aunque no te hayas superado a ti mismo.
    La única putada de todo, bajo mi humilde punto de vista, es que no hayas disfrutado ni un momento de la carrera...
    Para mi es lo primero de todo, sin eso, nada tiene sentido.
    Mucha suerte en la próxima.

    Salud!

    ResponderEliminar
  9. Tranquilo Pancho, has hecho muy buen año 2011 y quizás esta media te pilló un poco pronto...
    Voy a verme los vídeos
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena Pancho! no sabes cuanto te envidio! lo de la marca es lo de menos, lo importante es acabarla. No todos tuvimos esa suerte... a mi me fallaron los plomos en el km 18 aproximadamente... y un poco más y no lo cuento... Ya lo contaré pronto en mi crónica.
    un placer haberos conocido. Nos vemos en la próxima, espero!

    ResponderEliminar
  11. De aquí a unos meses habrás corrido otra media con mucho mejor tiempo y sensaciones, y te acordarás de ésta con un humor muy distinto al que tienes ahora... :)

    ResponderEliminar
  12. Saber sufrir y hacerlo con dignidad para uno mismo también es un triunfo; de todo aprendemos; nadie nace enseñado; secundo las palabras de Isidro; ánimo y a no parar; un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Felicidades Pancho, por la crónica, y porque pienso que correr con esas dificultades que narras tiene mucho mas mérito que hacerlo el día que se está al 100%...

    ResponderEliminar
  14. Una pena pero hoy tocaba día malo, como te dice Gonzalo de todo se aprende, la siguiente saldrá mejor.

    ResponderEliminar
  15. Pancho, lo importante es la lección aprendida, aunque dolorosa.pero ya sabes el viejo refrán "la letra con sangre entra", un poco exagerado, pero aprendemos de las equivocaciones. En lo que respecta al circuito, en el Runner´s Americano de Enero, no se si el que se publica en España, sale a la vez, y en el van todos los artículos, hace referencia a que las carreras las miden por las tangentes, y que en una Maratón puede haber hasta 400 metros de diferencia.De correrla pillando todas las tangentes o no , Mas de dos minutos. Solo lo pongo como dato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Otra experiencia de runner en forma de carrera...todo suma. Por cierto, vaya carrera con más anécdotas, no?

    ResponderEliminar
  17. Bueno, ante todo, gracias por estar por allí cuando llegó "el último de la fila".

    La trayectoria de un atleta está llena de "altibajos cronométricos". Cada uno en su nivel, unas carreras nos van saliendo peor que otras. No por reiterado hasta la saciedad es menos cierto: lo más importante de un 21 ó de un 42 kms es llegar. Y es más meritorio cuanto más dificil se te hace.

    Saludos,
    pepe marchador

    ResponderEliminar
  18. Felicidades por la carrera!!! desafortunadamente tenemos que equivocarnos muchas veces para aprender. No te preocupes no eres el único :-)
    Estoy segura que en la próxima carrera todo te saldrá de lujo!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  19. Pues si lo piensa bien, no fue tan caótica ya que esos 400 metros se traducen en un par de minutos mínimo.
    Ahora disfruta que te lo has currado después de la Maratón.

    salu2 desde matraquilandia.

    ResponderEliminar
  20. Enhorabuena Pancho, aunque no haya sido la carrera que esperabas el esfuerzo realizado siempre hay que valorarlo. Nadie empieza en esto sabiendo y solo a fuerza de prueba y error conseguimos conocernos y saber cuales son los ritmos idóneos en una carrera, y aun así siempre habrá un hueco para seguir equivocándonos. Seguro que con el tiempo sabrás valorar la experiencia de esta carrera.
    Lo dicho, felicidades, porque fue un buen tiempo y porque aun sabiendo que ese no era tu día para hacer buena marca, continuaste hasta el final.

    ResponderEliminar
  21. Puedes estar seguro de que esta carrera te va a hacer mejorar mucho en el futuro. Eso sí, que no me enteré de que vuelves a entrar en una meta cabreado, se entra como el colega de tu izquierda pegando un salto mortal, jajaja, que grande el tío.

    A mí me paso lo mismo con las naranjas, lo mejor es que en la segunda vuelta me las volvió a ofrecer, el próximo año repartirán cocos sin abrir.

    Me alegro de haberte visto de nuevo. Seguro que en la próxima volverás a estar ahí, ese 1:47 tiene los días contados.

    PD: Lo mejor de la crónica el mínuto 22 del segundo vídeo, que clase tiene ese chaval :)

    ResponderEliminar