miércoles, 31 de agosto de 2011

Corriendo por Fuerteventura


6 de la mañana, noche cerrada. Días de playa y relax en Fuerteventura. Suena la alarma del móvil...no me hace falta, ya estoy despierto. Mi reloj biológico me despertó para explorar y correr por rutas majoreras.

Sigo metiéndome más y más en el vicio. Hasta hace pocas semanas, cuando veía en blogs como el de Isidro Gilabert, los madrugones bestiales para ir a correr, me llevaba las manos a la cabeza...pues pensaba que nunca me plantearía eso de levantarme a las 5 de la mañana para salir a hacer kilómetros.
En mis días en Fuerteventura, me levanté dos días seguidos a las 6. Mamma mia...¿Cuánto faltará para que me levante a las 5?

Salía desde la zona de Nuevo Horizonte (a unos 3 kilómetros al sur del aeropuerto), junto al hotel donde dormía. La zona parece una urbanización fantasma postapocalíptica, de esas que tanto abundan por España tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. Pues salvo dos o tres hoteles a pleno rendimiento, el resto son edificios a medio construir, dúplex residenciales en los que apenas se ve un alma e incluso un antiguo megaparque acuático abandonado que se ve perfectamente desde Puerto del Rosario (¡¡¡a casi 10 kilómetros!!!), vamos que era el escenario ideal para rodar una peli de zombies o post holocausto nuclear.

Tras recorrer casi un kilómetro entre tanto cemento desperdiciado, llego al paseo marítimo junto al mar, y me dirijo hacia el sur, hacia las playas de Caleta de Fuste. 
Mientras va clareando, voy trotando a ritmo suave para ir entrando en calor.
El paseo es de reciente construcción y su fisionomía recuerda mucho al que hay en la zona de Taliarte (Telde), ancho, en perfecto estado, pequeños toboganes, costa rocosa, agradable pero un poco monótono. Tras poco más de 2 kilómetros se llega a Caleta de Fuste, zona mucho más entretenida.

Incluso a esas horas, me cruzo con unos cuantos runners de apariencia centroeuropea y nórdica, voy pensando cuando dar la vuelta de regreso hacia mi hotel, porque será con el viento en contra y no es cuestión de llegar con las pilas justas. La vuelta fue exigente (el último kilómetro cuesta arriba) pero la superé sin problemas.
Al final me salieron dos entrenos bastante decentes para mi, el primer día hice 12 kilómetros (5:50 x km) explorando por diferentes zonas de Caleta, mientras que en el segundo me limité a rodar por el paseo junto al mar (menos cuestas, aunque ese día hacía más viento) y me salieron 12,5 kms a 5:25.
Tras cumplir con mis deberes premaratonianos, ducha rápida, buffet desenfrenado (me como hasta el beicon y los huevos tan típicos de los desayunos de los guiris) y horas en posición horizontal en las playas majoreras, levantándome solo para algún baño reparador, recuperándome para nuevas aventuras.


6 comentarios:

  1. La verdad que ami tambien me llama la tencion bastante lo de los madrugones , pero el cuerpo se adapta a todo yo despues de levantarme a las 7 de la mañana trabajar hasta las 13 h. y despuees irme a correr, llueva o haga 39 grados, por eso digo que el cuerpo se adapta a todo,saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues tiene buena pinta el recorrido, aunque es verdad que si el paisaje es siempre parecido te cansas (cansancio mental, aburrimiento)
    Nunca he conseguido levantarme temprano para ir a correr, soy nocturna, a veces lo pienso, pero quedarse en la cama es siempre más fuerte que mi voluntad. Puede ser un buen propósito de cara al otoño.

    Sigue disfrutando de esas vacaciones.

    ResponderEliminar
  3. Lo peor es dar el salto y salir de la cama, una vez de pie, todo es más fácil... Y la recompensa de una ducha y un desayuno con barra libre después del entrenamiento de madrugada es un buen aliciente para romper el hielo... ;)

    Qué difícil de explicar a los que no son de los nuestros lo que disfrutamos corriendo por sitios que no conocíamos...

    ResponderEliminar
  4. Yo por gusto prefiero la noche, el cuerpo está mejor y más despierto. Pero en vacaciones con familia lo mejor es salir temprano, sin desayunar, hacerte tu ruta, volver y devorar el desayuno y pegarte todo el día "a la bartola". No hay nada como la sensación de tener los deberes hechos a las 8 de la mañana.
    Por cierto, te veo muy enganchado, demasiado obsesionado con esas tonterías maratonianas, pero si estabas mejor corriendo 7-8 kms tres días por semana en plan tranquilo...¿dónde te has metido?, je, je.

    ResponderEliminar
  5. Disfruta de las vacaciones y de tus salidas exploradoras en Fuerteventura.

    Salud!

    ResponderEliminar
  6. Buenos rodajes. Si la burbuja exploto bien ahi, asi como en Lanzarote, isla que si conozco.
    Un saludo

    ResponderEliminar